Grecia acordó con la Troika un nuevo plan de ajuste

Los organismos internacionales de crédito lograron imponerle a Grecia un nuevo programa de ajustes como condición para destrabar un tramo de financiación de 6800 millones de euros. El “rescate” se otorgará de modo escalonado bajo exigencia de que el gobierno heleno cumpla con una reforma estatal y administrativa que prevé el despido de miles de empleados públicos. Mientras, a diario se llevan a cabo movilizaciones de repudio en las calles y los sindicatos ya convocaron a una huelga general.

El acuerdo se pactó entre el ministro de Reforma Administrativa, Kyriakos Mitsotakis y representantes de la Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) –la denominada Troika Financiera-.

En el mes de abril se había presentado una propuesta que tenía como eje los recortes y reducción de lo que los neoliberales denominan “reducción del gasto público”. En ese marco la iniciativa preveía el despido de dos mil empleados públicos antes de la mitad de año e igual cantidad antes de diciembre.  También se dictaminó que alrededor de 25 mil empleados debían ingresar en un esquema de “movilidad” en el que se le reducirían los salarios.

grecia-ajustes1

El día lunes pasado se concretó una reunión de los ministros de Finanzas de la zona euro, luego de la cual el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem,  presentó un informe en el que sostienen que  “Grecia ha hecho avances en la puesta en marcha de reformas estructurales y fiscales, que condicionan el desembolso de la ayuda, aunque en algunas áreas el ritmo ha sido demasiado lento”.

Allí se decidió que en las próximas semanas se entregarán 2500 millones de euros desde el fondo de rescate europeo. Otros 1500 millones de euros serán aportados por los bancos centrales europeos y el FMI destinará 1800 millones en agosto. Por último, en el mes de octubre Grecia recibirá mil millones de euros, la mitad a cargo del bloque euro.

Desde el martes, las calles de Grecia fueron tomadas por movilizaciones en protestas por la nueva entrega a los organismos financieros. También se concretaron manifestaciones frente al Parlamento en señal de repudio a la sumisión a las políticas del Ejecutivo de Adonis Samaras.  En ese marco, la Confederación de los Sindicatos de Empleados Públicos  (ADEDY) y la Confederación General de Trabajadores Griegos  (GSEE) convocaron a una huelga general para el próximo 16 de julio en repudio de las políticas neoliberales.

“En un país donde el desempleo ha alcanzado el 30 por ciento y el 60 por ciento para los jóvenes, donde la sociedad se empobrece rápidamente y el estado del bienestar ha sido destruido, las nuevas medidas llevarán a un incremento del desempleo y la pobreza de la sociedad griega”, denunciaron los sindicatos en la convocatoria. Se estima que el 19 de julio podría votarse en el Parlamento la aprobación de los ajustes acordados entre la Troika, el gobierno heleno y los ministros de la eurozona.

En pos de sostener la proclamada estabilidad en la eurozona, la Troika impuso su “plan de rescate”  que implicó la inyección de 110 millones de euros en el 2010, y de 130 millones en el 2012. A cambio, Grecia debió atarse a un estricto plan de ajuste neoliberal, el cual volvió a actualizar.

por PIA Internacional