Tags

Related Posts

Share This

El ZANU-PF vence en las elecciones en Zimbaue plantando de nuevo cara al imperialismo en el corazón de África

ZAPU-Party

 El pasado 31 de julio se celebraron en Zimbabue elecciones legislativas y presidenciales en las cuales Robert Mugabe y el ZANU-PF (Unión Nacional Africana de Zimbabue – Frente Patriótico) obtuvieron de nuevo una victoria holgada, ampliando la diferencia con la oposición y aplacando los ánimos de quienes –oposición e imperialismo de EEUU y la Unión Europea- trataban (y tratan) de desestabilizar de nuevo al estado africano.

En este sentido, y como era de esperar, la oposición ha impugnado los resultados de las elecciones y “exige que se haga una auditoría de la lista de los votantes, de los votos y del registro de quiénes podían sufragar y quiénes no.” [1] Siguiendo el viejo esquema de no aceptar los resultados electorales, el imperialismo sale en defensa de la oposición y pone en marcha la propaganda a través de los grandes medios de comunicación. Catherine Ashton, jefa de la diplomacia europea señaló que “la UE está preocupada por las presuntas irregularidades e informaciones de participación incompleta, así como las debilidades identificadas en el proceso electoral y la falta de transparencia” [2] mientras que EEUU, a través del secretario de Estado, John Kerry, afirmó que la reelección de Mugabe no representa la “voluntad” popular, en vista de las importantes “irregularidades” reportadas por los observadores de los comicios del pasado miércoles. [3]

Desgraciadamente para ellos, Zimbabue no está sola y numerosos estados u organizaciones internacionales han apoyado al país. Es el caso de la Unión Africana, que calificó las elecciones de “libres, justas y creíbles” [4] o de la Comunidad de Desarrollo de África Austral que las describió como “libres y pacíficas” [5]. Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica, felicitó a Mugabe y urgió a los grupos opositores de Zimbabue a aceptar los resultados de “las elecciones armónicas exitosas“. [6] Otros países como Kenia, Venezuela o China también han mostrado su apoyo al estado africano.

Todo indica que Zimbabue ha sorteado una potencial crisis política, la oposición está desesperada por este fuerte revés, que se suma al crecimiento económico –del cual hablaremos más adelante- y a la superación del bloqueo occidental.

Bandera de la formación electoral ZANU-PF

Resultados electorales

A nivel presidencial, los candidatos protagonistas eran fundamentalmente dos: Robert Mugabe, del ZANU-PF, que lleva liderando el país desde su independencia -33 años, para ser exactos-, y Morgan Tsvangirai, del Movimiento por el Cambio Democrático Zimbabue (MCDZ), principal partido de oposición. El primero ha sido reelegido por 2.110.434 de votos, un 61.09%; frente a 1.172.349 votos, el 33.94% de Tsvangirai.

Muy por debajo de dichos resultados quedan los demás candidatos: Welshman Ncube, del Movimiento por el Cambio Democrático (MCD) con 92,637 votos y un 2.68%, Dumiso Dabengwa, candidato del ZAPU renovado, 25,416 votos y 0.74%, y por último Kisinoti Mukwazhe, del Partido Desarrollo de Zimbabue, con 9,931 votos y un 0.29%.

En lo que respecta a la Casa de la Asamblea, el ZANU-PF ha logrado 160 escaños, lo que se traduce en un espectacular 75.19%, mientras que el MCDZ tan solo ha obtenido 49, un 23.33%. El escaño restante lo ha ocupado un independiente. [7]

El ‘quién es quién’

La realidad de Zimbabue siempre ha sido compleja, entrelazándose problemas étnicos, raciales y religiosos, lógicamente, con los políticos. Sin pretender ahondar más de lo necesario ni emitir valoraciones que no nos pertocan a nosotros, vamos a realizar un breve esquema político de la actual Zimbabue, y sus principales actores que ya hemos ido situando.

ZANU-PF: fundado en 1964 como ZANU, nació de una escisión de la Unión del Pueblo Africano de Zimbabue (ZAPU) por diferencias a la hora de enfocar la lucha anticolonial. Ambos partidos revolucionarios estaban influenciados por el nacionalismo negro, el panafricanismo, el marxismo-leninismo –o pro-sovietismo, más correctamente- (ZAPU) y el maoísmo (ZANU). Éstos últimos recibieron ayuda de la RP China y más tarde de la RPD de Corea, ayudando a formar un brazo armado orientado a la lucha de guerrillas y al adiestramiento del campesinado, el  Ejército Africano para la Liberación Nacional de Zimbabue (ZANLA), mientras que el ZAPU obtuvo apoyo soviético con su Ejército Revolucionario del Pueblo Zimbabuense (ZIPRA), organizado de manera más convencional.

Zimbabwe Mugabe

Siete años tras la independencia de Zimbabue el ZANU-PF, principal partido gobernante, absorbería al PF-ZAPU. Desarrollaría durante aquellos años, con mayor o menor éxito, la confiscación de granjas y empresas en manos blancas, la nacionalización y la reforma agraria, etc. Hasta día de hoy, ha sido siempre el partido gobernante y su candidato (Mugabe) ha ostentado el cargo de Primer Ministro y posteriormente Presidente.

MCD: movimiento de corte socialdemócrata que nació en 1999 al calor del bloque “No” al referéndum constitucional de 2000 propuesta por ZANU-PF. Las tensiones internas entre diversas facciones opositoras y los pactos con Mugabe provocaron su ruptura, naciendo así dos organizaciones que se dicen continuadores del MCD original. Como situamos más arriba, el Movimiento por el Cambio Democrático Zimbabue (MCDZ) es el mayoritario, quienes de momento se sitúan como principal partido opositor. También ostenta el mismo nombre el Movimiento por el Cambio Democrático (MCD) de Ncube, con menor incidencia electoral.

Estos partidos, junto al nuevo ZAPU (refundado en 2008 de una escisión del ZANU-PF), el Partido Desarrollo de Zimbabue, y otras pequeñas formaciones, se caracterizan generalmente por defender la liberalización de la economía (actualmente mixta), el desarrollo del sector privado, la “democratización” del Estado, y su mayor obsesión, deshacer la reforma agraria.

El Crecimiento económico: la clave china

Uno de los factores clave de esta nueva victoria del ZANU-PF, del hecho de haber conseguido superar la crisis política y económica de 2008, así como el bloqueo occidental y el fantasma de una posible intervención extranjera, es el crecimiento económico. Tras una década convulsa de recesión y absoluta depresión (enorme desempleo y la mayor inflación del mundo) parece ser –y así se hacen eco varios medios- que Zimbabue vive un mini-boom económico gracias al apoyo chino y a la revalorización de ciertos minerales (p.e. diamante, oro, níquel), de los cuales el país es rico.

Así lo describe un periodista en The Telegraph: “[…] los signos de recuperación están en todas partes. Los hoteles están cada vez más ocupados, los conductores pueden llenar sus coches de nuevo y la venta de cerveza está surgiendo. La economía de Zimbabue creció más el año pasado de lo que se espera que lo haga la británica en los próximos tres años. […] En Zimbabue, la prensa está llena de signos de la creciente influencia de China. Se habla de pantallas gigantes de televisión que están siendo erigidas en Harare para transmitir noticias chinas. Mugabe ha establecido un Instituto Confucio en la Universidad de Zimbabue […] El yuan podría convertirse en una moneda oficial.” [8]

Esto es tan solo un reflejo de la cada vez mayor influencia china en el continente africano. Y es que desde 2009 la RP China ha sido el primer socio comercial de África, superando a Estados Unidos y Europa. En menos de una década el comercio se ha multiplicado por 10; los últimos cálculos en este sentido sitúan que en 2012 el comercio entre el país asiático y África sobrepasó los 200 mil millones de dólares [9]. Para que los lectores se hagan una idea del alcance y multiplicación de la inversión, en 2011 fue de 160 mil millones, cifra récord que supuso un 28% más que en 2010.

Volviendo a Zimbabue, las informaciones y cifras al respecto son confusas e inexactas, debido a la propaganda occidental y a cierta opacidad del país. A pesar de ello, podemos situar que al menos habría 53 empresas chinas registradas operando legalmente en Zimbabue, con al menos 1.200 empleados chinos. Pero la presencia se calcula mayor, como sitúa una funcionaria de la Oficina del Consejero Económico y Comercial de la Embajada de China en Harare, Rosalind Xue: “No tenemos una cifra exacta de cómo muchos chinos están viviendo y trabajando en Zimbabue debido a la movilidad. Pero creo que hay miles de ciudadanos chinos aquí “, dijo. [10]

Los proyectos chinos actualmente en construcción incluyen un hotel y un centro comercial en el humedal cerca del Estadio Nacional de Deportes (NSS), un hotel en Mutare, un hospital de Mahusekwa y una Universidad de Defensa Nacional para el Ejército. De la misma manera, diversas empresas chinas tienen importantes concesiones para explotar recursos naturales del país, como la “Inversiones Anjin” en el caso de los diamantes. China también aporta centenares de millones de dólares para financiar proyectos de todo tipo; un ejemplo de ello es la inversión de $144 millones del Banco de Importación/Exportación de China para garantizar el suministro de agua para la ciudad de Harare, con la participación de ingenieros chinos. [11]

 

Alejandro García para PRAVDA Estado Español / La Mancha Obrera

 

Notas:

[1] TeleSur: “Oposición de Zimbabue impugna elecciones presidenciales”.

[2] La Voz de Galicia: “La UE, preocupada por un posible fraude en las elecciones de Zimbabue

[3] La Opinión: “EEUU descalifica elecciones de Zimbabue

[4] El Mundo: “La Unión Africana considera los comicios en Zimbabue ‘libres, justos y creíbles

[5] Reuters: “SADC says Zimbabwe election ‘free and peaceful’

[6] CNN Mexico: “Zuma felicita a Mugabe mientras otros cuestionan la elección en Zimbabwe

[7] ZEC: Resultados Electorales 2013 (archivo)

[8] The Telegraph: “Zimbabwe is booming – but its future lies in Chinese hands

[9] UPI: “China investments in Africa boom

[10] Newsday: “Chinese exploiting Zimbabwe: Analysts

[11] The Herald “Project begins”