A 60 años del golpe militar en Irán documentos desclasificados de la CIA confirman la intervencion de Estados Unidos en el derrocamiento del gobierno de Mohammad Mossadegh.

El Archivo de Seguridad Nacional publicó una serie de documentos desclasificados de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés) en los que se reconoce la intervención estadounidense en el golpe de Estado de 1953 en Irán, tras el derrocamiento del gobierno legítimo del primer ministro Mohammad Mossadegh.

 

El Dr.Mohamad Mossadegh, derrocado en 1953 por la CIA y el M16 con un golpe militar motivado por su decreto de nacionalización del petróleo iraní

 

El Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad de George Washington, reveló este lunes 21 documentos en los que la CIA reconoce su papel interventor en la planificación y ejecución del golpe de Estado al primer ministro iraní Mohammad Mossadegh, en el marco del 60 aniversario de su derrocamiento. Sí bien la participación de Estado Unidos y Gran Bretaña en la desestabilización del gobierno legítimo es de público conocimiento, se trata de la primera vez que la CIA “admite formalmente que ayudó a planear y ejecutar el golpe”.

Los investigadores del archivo han accedido a una serie de documentos desclasificados de la Agencia Central de Inteligencia que en la década del ‘60 anunciaba como perdidos o desaparecidos. Según la revelación, la CIA desarrolló por entonces una campaña de desprestigio contra Mossadegh y su gobierno para lograr una imagen negativa en el pueblo iraní. En uno de los documentos titulados “Servicio de espías de Mosadeq”, la agencia estadounidense calificaba al Primer Ministro de “pretender ser el salvador de Irán”, y lo acusaba de haber despegado un sistema de espionaje en el ejército, los distintos periódicos y varios líderes políticos y religiosos.

La primera referencia explícita a la intervención de la CIA en el golpe aparece en un documento de la década del ’70 titulado “La Batalla por Irán”. La Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos en 1981 demandó a la CIA la publicación de documentos vinculados a Irán, por entonces la agencia dio a conocer información sobre los acontecimientos en Irán, omitiendo la operación secreta del golpe denominada “TP-AJAX”.

Los documentos también revelan la financiación por parte del gobierno de los Estados Unidos de “rufianes”, grupos de mercenarios contratados para realizar manifestaciones y disturbios en la capital iraní de Teherán, allí se observan mapas con las posiciones estratégicas de los “rufianes”; a su vez se incluyen informes realizados por Kermit Roosvelt, el oficial de mayor rango de la CIA que se encontraba en territorio iraní aportando detalles sobre los acontecimientos antes y después de la operación.

Según los investigadores del Archivos de Seguridad Nacional, aún quedan varias cuestiones por descifrar respecto al golpe de 1953, como quién tramó el complot, quién lo llevó a cabo, quién lo apoyó en Irán y cómo llegó a tener éxito.
Por su parte, el Parlamento de la República Islámica de Irán, emitió un comunicado este domingo apropósito de la víspera del golpe de Estado del 19 de agosto de 1953, donde señaló que el derrocamiento fue propiciado por las potencias que siempre se postulan como defensoras de los derechos humanos y la libertad. “El pueblo persa nunca olvidará ni perdonará las torturas, matanzas y el retraso que tuvo que soportar por este golpe nefasto y sabe muy bien que las alegaciones de Estados Unidos y el Reino Unido sobre los derechos humanos, la libertad de expresión y democracia no son más que artimañas para saquear la riquezas de los pueblos”, señaló el Parlamento.

Luego de la intervención de las potencias extranjeras, se devolvió el poder al Sha (rey) Mohammad Reza Pahlevi, de este modo el imperialismo lograba el control del petróleo iraní y la consolidación de dos décadas de una dictadura apoyada en una alianza estratégica con Estados Unidos.  El gobierno legítimo del derrocado Mossadegh, había despertado el recelo de Estados Unidos y Gran Bretaña tras disponer la nacionalización de la industria petrolera de Irán, anteriormente explotada por la Anglo-Iranian Oil Company, bajo control británico -años después denominada British Petroleum- .

 

Por PIA iNTERNACIONAL