TERRORISMO DE ESTADO EN COLOMBIA.

En 8 años la Fiscalía ha hallado más de 4 mil fosas comunes con 5.638 cuerpos: es el resultado del accionar paramilitar. El Paramilitarismo es una herramienta del Estado colombiano creada por recomendación estadounidense con formadores estadounidenses y del Mossad. Esta estrategia Estatal es co-financiada por las multinacionales.

 


El paramilitarismo es la herramienta por excelencia del terrorismo de Estado que busca acallar la reivindicación social, a la par que busca provocar masivos desplazamientos poblacionales para que las multinacionales exploten las tierras codiciadas. Miles de personas han sido víctimas del Terrorismo de Estado en Colombia: masacres, asesinatos, desapariciones forzadas, torturas son el resultado de la doctrina militar del “enemigo interno”. El genocidio continúa perpetrado por las herramientas oficiales y para-oficiales de un Estado al servicio del Gran Capital. El paramilitarismo es financiado por el Estado, los latifundistas, y las multinacionales.

Varios paramilitares salen en estos días libres en virtud de la ley de impunidad que le confeccionó el Estado colombiano a su herramienta paramilitar: entre 5 y 8 años si dan datos y ubicación de algunos de sus crímenes. Tal es el caso, por ejemplo, de Alias Julián Bolívar, que recuperó su libertad el 22 de mayo 2015 por cumplir con los mínimos de la ley de Justicia y Paz. Ese paramilitar había creado una Escuela de Tortura y es responsable de asesinatos, masacres, torturas, violaciones y desaparición forzada, no obstante sale libre tras una corta estadía en cárceles con todos los privilegios que le otorga su fortuna. La Escuela Paramilitar de alias Julián Bolívar fue creada en los llanos para enseñar a los paramilitares cómo torturar campesinos para poder robarles la tierra y aterrorizarlos para beneficio de terratenientes y multinacionales. Todas las víctimas de la Escuela de Tortura fueron sometidas a experimentos de extremo dolor.

Durante su redacción y trámite, el proyecto de ley de Justicia y Paz fue criticado por grupos de derechos humanos, y por las víctimas sobrevivientes. Sus críticos consideraron que podía ser demasiado generoso al ofrecer penas de 5 a 8 años por crímenes de Lesa Humanidad y delitos graves como masacres, descuartizamientos, empalamientos, violaciones, torturas, desaparición forzada, etc.

Penas irrisorias aplicables a aquellos delitos que los mismos paramilitares confiesen. También se ha criticado el que fuese relativamente limitado el período de tiempo para las investigaciones o procesos de delación que ayuden a generar el material probatorio. Las Naciones Unidas han criticado el que la realización de una confesión total no fuera un requisito del proceso, sino que en principio se exija más bien una especie de versión libre sobre las actividades criminales de los paramilitares “desmovilizados”… …¿”Desmovilizados” o cinco años en vacaciones pagadas en Cárceles-Resort, para volver hoy a funcionar como la herramienta paramilitar del Estado colombiano? Herramienta paramilitar que nunca dejó de funcionar con otros jefes locales, pero los mismos comanditarios del gran capital transnacional y la misma logística e impunidad del propio Estado colombiano…

La herramienta paramilitar del Estado colombiano es uno de los principales mecanismos del Terrorismo de Estado en Colombia, empleado para amedrentar a la población y hacer viable el saqueo de Colombia por las transnacionales. La herramienta paramilitar es esencial para acallar a las poblaciones y para garantizar la acumulación capitalista.

La herramienta paramilitar fue preconizada desde mediados del siglo pasado por los Estados Unidos: ya la misión Yarbourough de 1962 establecía claramente sus directivas en cuanto a la conformación del paramilitarismo para someter a la población y crear masivos desplazamientos poblacionales, para “combatir al comunismo” y garantizar el avance de la depredación capitalista en Colombia. Los manuales de tortura de la CIA como el KUBARK, son ampliamente utilizados por el ejército colombiano que se rige por la doctrina contrainsurgente y el nefasto concepto del “enemigo interno” bajo el cuál los aparatos Estatales desarrollan el genocidio contra el pueblo colombiano.

 

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=IPdyRhJCk20?rel=0]
_________________________________________________________

Por Esperanza Sumapaz (texto) y Noticias UNO [Video] I04-06-2015I 

Ojos para la paz