El ZANU-PF vence en las elecciones en Zimbaue plantando de nuevo cara al imperialismo en el corazón de África...

 El pasado 31 de julio se celebraron en Zimbabue elecciones legislativas y presidenciales en las cuales Robert Mugabe y el ZANU-PF (Unión Nacional Africana de Zimbabue – Frente Patriótico) obtuvieron de nuevo una victoria holgada, ampliando la diferencia con la oposición y aplacando los ánimos de quienes –oposición e imperialismo de EEUU y la Unión Europea- trataban (y tratan) de desestabilizar de nuevo al estado africano. En este sentido, y como era de esperar, la oposición ha impugnado los resultados de las elecciones y “exige que se haga una auditoría de la lista de los votantes, de los votos y del registro de quiénes podían sufragar y quiénes no.” [1] Siguiendo el viejo esquema de no aceptar los resultados electorales, el imperialismo sale en defensa de la oposición y pone en marcha la propaganda a través de los grandes medios de comunicación. Catherine Ashton, jefa de la diplomacia europea señaló que “la UE está preocupada por las presuntas irregularidades e informaciones de participación incompleta, así como las debilidades identificadas en el proceso electoral y la falta de transparencia” [2] mientras que EEUU, a través del secretario de Estado, John Kerry, afirmó que la reelección de Mugabe no representa la “voluntad” popular, en vista de las importantes “irregularidades” reportadas por los observadores de los comicios del pasado miércoles. [3] Desgraciadamente para ellos, Zimbabue no está sola y numerosos estados u organizaciones internacionales han apoyado al país. Es el caso de la Unión Africana, que calificó las elecciones de “libres, justas y creíbles” [4] o de la Comunidad de Desarrollo de África Austral que las describió como “libres y pacíficas” [5]. Jacob Zuma, presidente de Sudáfrica, felicitó a Mugabe y urgió a los grupos opositores de Zimbabue a aceptar los resultados de “las elecciones armónicas exitosas“. [6] Otros países como...