EL PÁJARO EN LA JAULA. May15

EL PÁJARO EN LA JAULA....

El pájaro en la jaula: La Burguesía en la República Popular de China de José Antonio Egido, primer libro publicado por Cierzo Rojo este año, es una lectura imprescindible para poder entender el papel jugado por la burguesía nacional, y su evolución a lo largo de las décadas desde el inicio de la Revolución China tanto dentro como fuera de sus fronteras. El autor expone un completo estudio de lectura sencilla y amena, como nos tiene acostumbrado el autor, sobre como la República Popular China se apoyó y se apoya en los capitalistas nacionales para el desarrollo industrial y económico del conjunto del país. Asimismo, se analiza la compleja labor llevada a cabo por el Estado Chino, con mayor o menor éxito a lo largo de los años, para sobreponer el interés general de la clase trabajadora al crecimiento de la burguesía sobreviviente del antiguo Régimen; todo ello ante la tentación dentro y fuera del Partido de la corrupción, el enriquecimiento económico y los intereses políticos. Sin la aspiración de ser una guía maestra este libro, sin prejuicios occidentales ni eurocentristas, permite entender y conocer mejor a la República Popular China, nueva potencia política y económica mundial, en pos de poder establecer las conclusiones más acertadas posibles. El pájaro en la jaula: La Burguesía en la República Popular de China supone sin duda alguna, gracias a todos los datos e información expuesta y su abundante bibliografía, una bocanada de aire fresco para todas aquellas personas interesadas en la cuestión china.   INTRODUCCIÓN Hablar y debatir sobre la República Popular China es encontrarse con apoyos y críticas de todo tipo e índole según el interlocutor, el foro donde tenga lugar y el tema que se esté tratando. No obstante, tiene la capacidad de no dejar...

Líneas rojas en Ucrania y en todas partes...

La crisis actual en Ucrania es seria y amenazante, tanto que algunos comentaristas la comparan con la crisis de los misiles en Cuba, en 1962. El columnista Thanassis Cambanis resume el meollo del asunto en The Boston Globe: “La anexión de Crimea por (el presidente ruso Vladimir) Putin es una ruptura del orden en el que Estados Unidos y sus aliados confían desde el fin de la guerra fría, en el que las grandes potencias sólo intervienen militarmente cuando tienen consenso internacional a su favor o, en ausencia de él, cuando no cruzan las líneas rojas de una potencia rival”. Por lo tanto, el crimen internacional más grave de esta era, la invasión de Irak por Estados Unidos y Gran Bretaña, no fue una ruptura del orden mundial porque, aunque no obtuvieron apoyo internacional, los agresores no cruzaron líneas rojas rusas o chinas. En contraste, la anexión rusa de Crimea y sus ambiciones en Ucrania cruzan líneas estadunidenses. En consecuencia, Obama se concentra en aislar a la Rusia de Putin, cortando sus lazos económicos y políticos con el mundo exterior, limitando sus ambiciones expansionistas en su propio vecindario y convirtiéndola de hecho en un Estado paria, informa Peter Baker en The New York Times. En suma, las líneas rojas estadunidenses están firmemente plantadas en las fronteras de Rusia. Por consiguiente, las ambiciones rusas en su propio vecindario violan el orden mundial y crean crisis. Este aserto es de aplicación general. A veces se permite a otros países tener líneas rojas en sus fronteras (donde también se ubican las líneas rojas de Estados Unidos). Pero no a Irak, por ejemplo. Ni a Irán, al que Washington amenaza continuamente con ataques (ninguna opción se retira de la mesa). Tales amenazas violan no sólo la Carta de...

BUCEANDO EN LA CRISIS POLÍTICA DE UCRANIA. Entrevista con Ganna Goncharova....

MARQUETALIA.org  ha tenido el placer de entrevistar a Ganna Goncharova,  una socialista ucraniana afincada en Zaragoza con la que hemos podido profundizar sobre la crisis política que vive su país. Ganna nació en Kramatorsk (región del Donbás) en 1972 en una familia de miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Su abuelo materno y su padre dirigían sendas organizaciones del Partido en las universidades donde trabajaban como profesores. Fue miembro del Komsomol desde 1986 hasta 1991. Hizo la doble licenciatura en ingeniería y economía en la Academia Estatal de Ingeniería del Donbás y luego obtuvo el máster en Dirección de Empresas. Durante un tiempo trabajó como gestora económica en diversos puestos de la administración pública ucraniana, en particular como auditora estatal de cuentas. Más tarde se incorporó a la empresa privada y trabajó como directora financiera de una estación eléctrica y una empresa de distribución de energía eléctrica. En 2009 se casó con Alberto Montaner Frutos, profesor de la Universidad de Zaragoza y se vino a vivir  al Estado Español. Ganna, gran conocedora de la realidad política de su país,  ha contestado de forma muy didáctica a las preguntas planteadas en esta entrevista que os dejamos a continuación.       ENTREVISTA A GANNA GONCHAROVA. CRISIS POLÍTICA EN UCRANIA El mundo ha sido testigo de las espectaculares imágenes difundidas acerca de todo lo acontecido estos últimos meses en Ucrania. El foco de las noticias apuntó primero hacia el Maidán – la Plaza de la Independencia en Kíev-, después hacia Crimea y ahora hacia Donetsk, Járkov, Odessa y el resto de las regiones del sureste ucraniano.      (Marquetalia.org) Se pudieron observar multitud de imágenes de grupos fascistas en los disturbios de Maidán y partidos ultraderechistas como Svoboda y Pravy Sektor se revelaron como actores claves en las protestas. ¿Cuál ha sido su papel exacto? ¿Estaban desde el principio? Cuéntanos un poco cómo se inició todo. (Ganna G.): Las concentraciones empezaron sin los nacionalistas de ultraderecha, aunque sí había nacionalistas desde el principio. Se iniciaron espontáneamente cuando la gente quedó a través de las redes sociales en el Maidán para expresar su desacuerdo con la decisión del gobierno de suspender las negociaciones sobre la asociación de Ucrania a la Unión Europea. Las negociaciones se han venido desarrollando desde hace mucho. Sin embargo, mientras estuvo el gobierno de Yúshenko, que todo el rato estropeaba las relaciones con Rusia, a la UE no le importaba mucho el resultado de estas negociaciones ni tenía mayor interés en que avanzasen y mucho menos en exigir de su títere Yúshenko la firma de cualquier documento al respecto, dado que eran conscientes de que el cumplimiento de las condiciones que ofrecía y sigue ofreciendo Europa llevarán al estado ucraniano a la ruina definitiva y lo convertirán en una colonia alemana, contando con que, incluso a día de hoy, Alemania es el mayor inversor de la economía ucraniana después de los mismos oligarcas ucranianos. Sin embargo, cuando Yanukóvich ganó las elecciones de 2012, y bajo su disparatada dirección, el país llegó al borde de la quiebra, Occidente se vio amenazado con el posible acercamiento de Ucrania a Rusia, a base de posible ayuda financiera, una rebaja en el precio del gas y otras ventajas económicas que Europa ni quiere ni puede ofrecer (o al menos prometer). Entonces empezaron a efectuar una gran presión sobre Yanukóvich forzando la conclusión de los acuerdos. Dado que el corrupto gobierno ucraniano se ha desacostumbrado desde hace mucho a contar con la opinión pública, llegando en algunas ocasiones a llamar en privado al pueblo ucraniano “el ganado”, jamás se molestaron en hacer públicas las cláusulas del acuerdo de la Unión Europea, ni siquiera en hacer una traducción provisional al ucraniano o a otra lengua que pudiese ser entendida por la mayoría de la población ucraniana (es decir, al ruso). En consecuencia, toda la gente que simpatizaba con la idea de la unión (en...

Ucrania: La Gran Mentira de #Euromaidan y el retorno de Weimar 2.0...

Debo sincerarme con los lectores y reconocer que estoy abatido. Abatido y alucinando. Durante mucho tiempo, fui consciente de que los mass media y los grandes grupos de comunicación ejercen sobre muchos de nosotros, aunque no nos demos cuenta, un poder y una influencia. Puede incluso que seamos inconscientes. Pero lo hacen. De hecho, hoy les hablo de Ucrania, un tema de actualidad, en lugar de hablar de la revuelta que los comunistas tienen en la India montada y que no sale en ningún canal de Televisión. Como en su día no hablé de las decenas de muertes de la Policía Colombiana, miles de personas heridas y hasta desaparecidos en una huelga agraria producida en 2013. Ya se sabe. Colombia es un amigo de EEUU y no hace falta mentir, solo hace falta ocultarlo en prensa. Pensaba, ingenuamente, que a pesar del desarme ideológico existente en la izquierda española, había, al menos, unas cuantas cosas que siempre habían quedado claras. Que el enemigo común, al que siempre hay que combatir, y la mayor bestia posible, es el fascismo. No deja de ser un arma de la que se valen los mismos que defienden la democracia liberal o el capitalismo cuando empiezan a ponerse nerviosos. Pensaba, que en ese aspecto, pese a todo, la izquierda tenía, indiferentemente de su posición (comunista, anarquista, anarcosindicalista o reformista) esa posición bien clara. Para mi sorpresa, estaba totalmente equivocado. En Ucrania, todos los medios españoles, desde La Sexta a EL PAÍS, desde ABC a Libertad Digital (libertad de prensa) nos han vendido que en Ucrania se estaba desarrollando una “revolución”. Que los “ciudadanos”, indignados ante el régimen (siempre usan esa palabra ante aquellos gobiernos que no son simpáticos, curiosamente, España, con policías que matan a 16 personas en Ceuta,...

Porqué los obreros tienen patria...

Artículo de colaboración para Borroka Garaia da. Autor: Josemari Lorenzo Espinos. Este texto forma parte de un libro ( “El corazón en un puño” ) de próxima aparición.   No es difícil odiar al Estado. Tampoco lo es confundirlo con la nación. Es un error muy común y a veces interesado, que el propio Estado se encarga de fomentar lo mas posible, como una de sus justificaciones. El obrero consciente odia al Estado. Desconfía de él. No lo siente como suyo, ni próximo. Nunca le pide ayuda. El odio y la desconfianza de los obreros al Estado es defensiva, sabe por experiencia propia y ajena que el Estado está a favor de los intereses de la clase dominante. El Estado niega este hecho, y lo oculta celosamente. Pero en cualquier Estado es la garantía del sistema. Y en nuestro caso, todos los Estados son estados capitalistas y tratan de asegurar la continuidad de este sistema injusto, caótico y depredador. Y por lo mismo, son responsables delegados de tan catastrófico modelo que, sobre todo, padecen los obreros. Este asunto, el obrero consciente lo tiene bastante bien resuelto. Y sabe, mas o menos, cómo enfrentarse a él. Pero las cosas se le complican cuando al mismo tiempo, junto al problema social hay un problema nacional. Y los obreros nacionales oprimidos, reivindican a la vez la posibilidad de constituirse en Estado “libre”. Y además, entre los reivindicantes figuran algunos capitalistas responsables de la maldad intrínseca del Estado, en si. Hoy es difícil que este asunto ocupe demasiado a los trabajadores. Hay otras muchas cosas que requieren su atención y no falta, entre ellos, quien da la razón a los Estados dominantes cuando dicen que no es el momento de “separatismos”, de “nacionalismos”, ni de “naciones”…Que ahora hay que...