“El objetivo es la población civil” Jul14

“El objetivo es la población civil”...

La guerra en Donbass ha atraído a miles de voluntarios de numerosos países alrededor del mundo, aunque no todos ellos han acudido al este de Ucrania con el objetivo de unirse a la batalla. Es el caso de los voluntarios humanitarios o trabajadores de la sanidad, cuya visibilidad es menor, pero cuya labor es imprescindible en un momento en que la escasez de personal cualificado pone en riesgo a la población.     El médico español Javier Benitez, que viajó a Donbass tras licenciarse, es uno de esos voluntarios. Después de su paso por el frente, como responsable médico en la zona controlada por la brigada Prizrak primero y en la zona del aeropuerto de Donetsk después, nos habla ahora de su trabajo en uno de los complejos hospitalarios de la capital de la República Popular de Donetsk. Desde Medic in Donbass, Benitez da, a diario, su visión personal sobre el conflicto, su trabajo como médico y también sus labores humanitarias. Slavyangrad ha podido hablar con él desde Donetsk para conocer su visión sobre el día a día de la guerra, el sufrimiento de la población civil tras meses de bombardeos y de una crisis humanitaria agudizada por el bloqueo ucraniano y la dependencia de la casi exclusiva ayuda humanitaria rusa. ¿Cómo pasas de terminar la universidad a acabar en la guerra en Donbass en solo unos meses? Terminé la carrera y había estado siguiendo todo lo que pasaba en Ucrania. Es un conflicto bastante complicado, pero tampoco es muy difícil posicionarse si se simplifica y se dejan aparte las cuestiones geopolíticas. Hay un bando que bombardea indiscriminadamente a civiles y que además están formando batallones de castigo, que está instruyendo batallones de la muerte al estilo del El Salvador contrarrevolucionario. Creo que quieren...

Alexei Markov: “Hemos izado la bandera roja sobre Debaltsevo” Mar19

Alexei Markov: “Hemos izado la bandera roja sobre Debaltsevo”...

Poco se conoce de la participación de unidades comunistas en los combates que en el último cuarto de siglo se han ido sucediendo en algunos “puntos calientes” de los territorios de los que fueran la antigua Unión Soviética y la antigua Yugoslavia. Si nacionalistas rusos, ucranianos o europeos enviaron grupos de voluntarios al arco de fuego que se extiende desde la antigua Yugoslavia y Transnistria hasta Abjasia u Osetia del Sur, la izquierda parecía no haber salido de su letargo. Solo a finales del año pasado, entre las milicias de la República Popular de Lugansk apareció el primer grupo comunista, que lucha integrado en la brigada Prizrak de Alexei Mozgovoi. Nos encontramos al comandante de la unidad, Alexei Markov (también conocido como Redrat o Trueredrat y en Donbass con el nombre de guerra Dobriy, bueno) en el funeral de Evgeny Pavlenko (conocido como Taimyr), un bolchevique de San Petersburgo fallecido el 8 de febrero en Debaltsevo.     ¿Qué partidos comunistas formaron su unidad? Ninguno. La gran mayoría de nuestros soldados no pertenecen a un partido o no están en el Partido Comunista “oficial”. Zhenya pertenecía a “Otra Rusia” y Vesevolod Petrovsky, que cayó junto a él, era del grupo izquierdista “Borotba”. Yo fui miembro del Partido Comunista. Luego lo dejé pero mantuve relaciones y cooperación con muchos miembros del partido. Junto al abogado Dmitry Agranovskaya participé en la campaña de defensa de Sergey Aracheev. Me sorprendió mucho que no hubiera ninguna unidad comunista, pero es que nadie se lo había propuesto. El comandante Pyotr Biryukov y yo lo hicimos, con la ventaja de su experiencia militar. Él luchó en Abjasia y en Transnistria. ¿Dónde estuvo antes? Iba a salir para Donbáss en primavera pero me pidieron que esperara. Me pidieron que consiguiera chalecos...

La batalla de Debaltsevo Feb27

La batalla de Debaltsevo...

Debaltsevo es un importante nudo de comunicaciones. Situado entre las autoproclamadas repúblicas de Lugansk y Donetsk, se ha convertido en el epicentro de los combates de febrero. Algunos de los 6000 efectivos de Kiev allí cercados se han rendido, otros han conseguido eludir el cerco, han caído prisioneros, han caído en combate o siguen resistiendo en grupos inconexos.     La tregua entró en vigor el 15 de febrero, pero estaba claro que lo que había empezado en Debaltsevo no se iba a quedar a medias. La artillería ucraniana siguió castigando las poblaciones cercanas hasta el minuto antes de la tregua y más allá (8 muertos civiles tras la entrada en vigor de la tregua en diferentes localidades del Donbass). A pesar de que se esperaba una resistencia importante, la bolsa de Debaltsevo se desinfló el día 17. Los prisioneros declararon que Kiev los había abandonado a su suerte sin suministro y en Kiev se negaba la realidad del cerco: Poroshenko habla de una “retirada ordenada” y los paramilitares, decepcionados, agitan el fantasma del golpe de estado. En Donbass alegría relativa, las perdidas militares son importantes y se teme que la tregua sea de mentirijillas. Lo peor, como de costumbre, es el ensañamiento de la artillería ucraniana con la población civil e infraestructuras. Un ejemplo es la la escuela y el hospital de Zorinsk, a 15 km de Debaltsevo, donde además murió un hombre el día de la tregua. De igual modo han sido castigados urbes como Pervomaisk, que venía sufriendo bombardeos esporádicos desde otoño. En otros lugares, como Chernujino, muchos civiles quedaron atrapados en los sotanos durante casi 3 semanas. La evacuación preliminar a la batalla, la organización del envío de ayuda y la reubicación de los que han perdido sus casas está...