Siria, el nuevo orden criminal y la basura de Occidente...

Llevamos semanas asistiendo al intento desesperado de la administración Obama de crear las condiciones de un ataque contra Siria. Y lo de “contra Siria” es importante recalcarlo, porque cuando se habla de atacar al “régimen sirio” nadie con dos dedos de frente puede esperar un bombardeo selectivo de un puñado de objetivos militares que -abracadabra- produzca un cambio de gobierno. Hagan un repaso a todas y cada una de las “intervenciones humanitarias” impulsadas por EEUU… … Arrasarían ciudades, pueblos, carreteras, puentes, fábricas y lo que les diera la gana. Como siempre, miles de civiles asesinados. Los medios de vida de los supervivientes serían destruidos. Es el pueblo el que paga. Ese pueblo sirio al que todos dicen querer ayudar librándole de su gobierno, aunque las propias encuestas de la ONU digan que el 70% de la población prefiere ese gobierno –simpatice o no con él- al futuro que llega de la mano de mercenarios y yihadistas extranjeros. Ninguno de esos datos y ninguna de esas razones es motivo de celebración, pero la más criminal de todas es siempre (repetimos: SIEMPRE) la que acaba apoyada por la OTAN. Ahora bien. En esta ocasión hay algo diferente. Ya no vemos la rápida determinación que mostró Bush en 2001 para invadir Afganistán o en 2003 para destruir Irak. Tampoco la misma velocidad a la que Obama consiguió una coalición para matar a miles de civiles en Libia, muertos que “ya no tienen que soportar ninguna dictadura”, a diferencia de los millones de saudíes, bahreiníes, qataríes… que viven bajo el integrismo medieval. Para que los EEUU se metan en esta chapuza sólo hay una explicación: hace tiempo que no son la sombra de lo que fueron, en la región y en el mundo. De ese mundo unipolar del “fin de la historia” ya no quedan ni las cenizas, como demuestra el hecho de que nadie acompañe las...

La complicidad de algunos intelectuales en la guerra imperial contra Siria...

El caso de Siria es uno de los más paradigmáticos en los que desde el 2011 se evidencian con claridad el papel legitimador de la guerra jugado por ciertos intelectuales de izquierda. Una parte importante de éstos ha optado por servir de coro a la guerra mediática contra Siria investidos de una áurea ilustrada y cargados de principios morales de factura occidental. Desde sus púlpitos en los medios alternativos pero también en los masivos elaboran explicaciones, justificaciones y relatos que presentan como principios éticos cuando en realidad se trata de su opción política. Ridiculizan y simplifican, manipulan y tergiversan la opción de los militantes antiimperialistas e incluso se permiten enmendar la plana a los gobiernos latinoamericanos que, defendiendo la soberanía y el principio de no injerencia, se oponen a la guerra contra Siria. En junio del 2003 en el marco de la guerra y ocupación de Iraq no fue muy complicado, en el ámbito universitario, en el de la cultura y en la militancia de izquierdas, que se alzaran cientos de voces contra la guerra, fuimos capaces de reconocer las trampas discursivas, capaces de descubrir los intereses del imperio y sus socios, de desvelar las mentiras mediáticas y sobre todo de establecer prioridades en la movilización y la denuncia. No pudimos parar la guerra ni la ocupación de Iraq pero pusimos los cimientos de un movimiento antiimperialista que podría haber sido el freno de mano de la barbarie bélica y que, de alguna manera, aplazó el objetivo de continuar la neocolonización de la zona. Si en el 2003 nos fue relativamente fácil movilizarnos contra la guerra en Iraq y los planes imperiales, lo cual no significaba apoyar ninguna dictadura, muchos nos hacemos ahora la pregunta ¿qué ha pasado para que no surja o para...

Siria: la intervención deseada...

Toda vez que EEUU y sus aliados se preparan para bombardear a otro país, salen a relucir agitadores profesionales y diversas agrupaciones de izquierda que abonan el terreno intelectual de semejante tragedia a través de una actitud equidistante y niveladora que merece nuestra más enérgica denuncia. Ayer lo hicieron en Libia. Apoyaron a los mal llamados “rebeldes” hasta el último momento. Sin importar que los mismo estaban en franca connivencia con los Estados que bombardearon al país magrebí, además de financiados y pertrechados por estos últimos. Hoy, en un claro ejercicio de amnesia selectiva, olvidan que Libia existe y está presa de una tragedia aún mayor: caos, violencia y desintegración social. Un país saqueado y ocupado por multinacionales y bases del AFRICOM. Hoy en Siria, vuelven nuevamente a la carga. Repiten la misma estrategia argumentativa. Ni un solo dato, ni un solo documento, ni una sola prueba que sostenga sus generalistas y vergonzantes denuncias. Apoyan a los mercenarios sirios (aún sabiendo que muchos son los mismos que actuaron en Libia) y acusan de delitos de lesa humanidad al gobierno del país árabe y laico más moderno de la región, elegido por la mayor parte de los electores sirios en tres ocasiones: 2000, 2007 y 2012. En momentos tan delicados y cruciales, cabe preguntarse si estas personas o agrupaciones son realmente lo que dicen que son o juegan un papel que muchos desconocemos. Sea como sea, e independientemente de la veracidad o no de esta sospecha, lo cierto es que su posicionamiento de carácter “equidistante” y “nivelador” termina beneficiando oportunamente al agresor. Paradójicamente hacían silencio años atrás sobre la necesidad de un cambio político o social en estos países que luego las potencias extranjeras se ocupan de invadir y destruir. Denuncian al actual gobierno sirio...

Santiago Alba Rico, la RDA y las dicotomías...

Algunos apuntes sobre la guerra en Siria, las primaveras árabes y los polémicos escritos de Santiago Alba Rico   En 1989 caía de muro de Berlín. En Wall Street corría el champaña entre risotadas, permanentes con laca y pellizcos en el trasero a las secretarias, el llamado mundo libre sigue padeciendo la resaca de aquella fiesta. Por su parte un amplio sector de la izquierda también abrió botellas de champaña; otra sigue sin parpadear desde entonces, paralizada por el susto y huérfana de referentes reales. Si hoy evocamos la RDA como concepto político, éste suscitaría posiciones encontradas (y enconadas): mientras algunos enfatizarían los logros en vivienda, educación y sanidad, otros nos recordarían a la Stasi y la falta de libertades individuales, eso tiene poco de misterioso. Lo verdaderamente interesante es quién matiza las cualidades y quién los defectos. Si somos el padre de una familia desahuciada y puesta de patitas en la calle por un banco privado, quizá veamos con mejores ojos a un país que nos garantiza el trabajo y la vivienda. Si somos un escritor de éxito, un médico o un catedrático en la universidad quizá valoremos más la cuestión de las libertades individuales y opinemos que un país bajo la lupa de la Stasi es un verdadero infierno. Es lógico: al tener cubiertas las necesidades básicas (materiales), hace que aspiremos a copar otro tipo de necesidades más elevadas como la libertad individual (inmaterial). Cuando Beatriz Preciado dice que no hay que cortar cabezas y reniega de la violencia política para hacer la revolución, también es comprensible. Desde muy jovencita estudió en colegios privados, en liceos y en el extranjero, lo cual nos invita a pensar que nunca le ha faltado un techo, comida u otro tipo de necesidades materiales. Es comprensible...

PAREMOS LA GUERRA IMPERIALISTA CONTRA SIRIA

Desde MARQUETALIA.org hacemos un llamamiento al mundo para intentar parar por todos los medios necesarios esta nueva guerra imperialista que amenaza a Siria. Toda nuestra solidaridad con el pueblo sirio, su ejército y su presidente, que llevan más de dos años resistiendo y venciendo la invasión de mercenarios que de forma soterrada han dirigido, armado, entrenado y financiado las potencias de la OTAN junto con Turquía y las petromonarquías del Golfo, con el fin de desestabilizar el país y poder derrocar su gobierno no servil con los intereses occidentales. Hay que detener como sea este nuevo plan de ataque pues representaría un salto de extrema gravedad en esta escalada de asesinatos y barbaridades contra la población civil siria y las infraestructuras del país que los medios imperialistas han disfrazado de revolución  con la complicidad de esa “pseudoizquierda” internacional que hace de “quinta columna” mediática del imperialismo. Sólo así se podrá evitar que las masacres que han cometido el ELS, el frente Al-Nusra y demás mercenarios extranjeros en Siria tomen una dimensión genocida con la intervención abierta y directa de la OTAN. Es decir, con los bombardeos que planean Obama y sus lacayos europeos.   Hasta la victoria siempre! Siria vencerá! Independencia o muerte!   NO A LA GUERRA PAREMOS LA AGRESIÓN IMPERIALISTA CONTRA SIRIA   PAZ ENTRE PUEBLOS GUERRA ENTRE CLASES       Han pasado algunos años desde que la OTAN, liderada por EEUU, arrasara y aniquilara Iraq asesinando a más de un millón de personas pese a la oposición de pueblo, que salió en masa a exigir NO A LA GUERRA. Recientemente, hemos podido comprobar cómo Libia, un país próspero y rico (el país con mayor calidad de vida de África), era reducido a cenizas por la aviación de la OTAN. Ahora se disponen a hacer lo mismo en Siria. Las excusas utilizadas por el imperialismo y la OTAN para invadir, arrasar y expoliar los recursos de los pueblos por el mundo han sido distintas en cada caso, pero en todos ellos se han demostrado falsas. En Iraq nadie duda ya que las armas de destrucción masiva eran inexistentes, las únicas armas de destrucción masiva las llevó la OTAN y con ellas arrasó el país. En Libia la excusa fueron los supuestos bombardeos de Gadafi a su propia población, hoy todo el mundo sabe que los únicos bombardeos que recibió el pueblo libio fueron los que durante meses realizó la OTAN sin escrúpulo alguno, dejando a día de hoy cerca de un millón de muertos. En Siria llevamos dos años asistiendo al mismo espectáculo. Los intereses económicos y geoestratégicos de las grandes potencias occidentales llevan tiempo detrás de Siria. Lo intentaron de la misma forma que en Libia, con unos “rebeldes” que sirvieran como caballo de troya a la OTAN. Pero estos “rebeldes” no cuentan con apoyo popular, sólo cuentan con el apoyo logístico del imperialismo y los países más reaccionarios de oriente medio, habiendo reconocido recientemente la secretaría de la propia OTAN que el gobierno de Bashar Al-Assad cuenta con el apoyo del 70% de la población ( www.worldtribune.com/2013/05/31/nato-data-assad-winning-the-war-for-syrians-hearts-and-minds ) reduciéndose el apoyo a los “rebeldes” al 10%. Ahora la reciente falsificación sobre el uso de armas químicas por el gobierno sirio pone en rojo todas las alarmas sobre la invasión y posterior guerra al país. Que las fuerzas de la victoria acompañen al pueblo sirio en su lucha contra el terrorismo y las bombas de la OTAN. Os dejemos también un excelente y completo monográfico sobre Siria editado por la publicación anarquista “Amor y Rabia”  ...