Las tres opciones de Poroshenko Sep13

Las tres opciones de Poroshenko

  Poroshenko, que ya había afirmado que no habría privilegios para Rusia en lo que se refiere a la reestructuración de la deuda ucraniana, describió los tres escenarios que la junta considera posibles en Donbass. “El primero: una ofensiva militar definitiva, la liberación de los territorios y la marcha hacia Moscú. ¿Quién sugiere algo así entre nosotros? Solo hay que ver las consecuencias de ese tipo de liberación aventurada e irresponsable. Y el pueblo no respalda esta opción”. “La segunda opción: construir un muro, ceder parte del territorio, vivir sin Donbass”, afirmó insistiendo que “como jefe de Estado, no tengo intención de ceder un solo palmo de tierra ucraniana”. La tercera opción, según el presidente, es la “restauración de la soberanía ucraniana y las autoridades ucranianas en ese territorio”. “Ese camino se llama acuerdo de Minsk”, especificó Poroshenko. Además, comentó también las sanciones anti-rusas, que calificó como “el precio a pagar por la agresión contra Ucrania”. “El producto interior bruto está cayendo, los precios del petróleo han caído, Rusia está reduciendo drásticamente las prestaciones sociales”, afirmó el presidente. En su opinión, Kiev ha convencido a todo el mundo de que “Ucrania cumple completamente con sus obligaciones, mientras Rusia miente”. “Nos hemos ganado la confianza, la actitud hacia Ucrania es distinta a la de hace un año. Hemos cumplido con nuestras obligaciones al iniciar el proceso constitucional”, afirmó el presidente. Poroshenko insistió en que, en caso de celebrarse elecciones en los territorios separatistas de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk (RPD y RPL), Kiev exigirá sanciones más fuertes contra Rusia. “Existe un riesgo de que el 18 de octubre o el 1 de noviembre, quienes han ocupado el poder celebren elecciones ilegales. Es una amenaza para los acuerdos de Minsk”, afirmó el presidente según cita la agencia TASS. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, las elecciones van a convertirse en un punto de inflexión que determine el desarrollo de la situación en Donbass; cómo se celebren y en qué forma determinará también el futuro del proceso de Minsk. Rusia ya está sufriendo fuertes presiones por las vías diplomáticas y está siendo amenazada con nuevas sanciones si se celebran esas elecciones. De hecho se exigirá de todo a Rusia para que impida las elecciones o que estas se celebren estrictamente según la legislación ucraniana y con la participación de partidos ucranianos. Esas demandas se decidirán en Kiev, Bruselas y Washington. Así que cuanto más se acerquen las elecciones (siempre que Rusia no ceda), más se tensará la situación, ya que la celebración de elecciones locales supondría un hito en la separación de Donbass y Ucrania.   Cambios políticos y posibles retornos Según la información publicada, el general Petrovsky [antiguo jefe de la inteligencia de la RPD en tiempos de Strelkov y los meses posteriores-Ed] y Bezler están entre los cuatro comandantes que se espera que regresen próximamente a Donbass. Si todo va según lo previsto y estas personas regresan, se entendería que no lo harían para actividades de paz. Veremos. En relación a la actual conmoción por la “dimisión” de Purgin, una vez más, personalmente no me importa quién sea el ganador, ya que el camino a seguir será el mismo, ya sea con Purgin y Pushilin, uno de los dos o sin ninguno de ellos. Muchos siguen negándose a comprender que no es Donetsk quien determina el camino de Minsk. Donetsk únicamente lo aplica, de la misma forma que Kiev se ve forzado a aplicarlo. Apartar a oficiales del proceso no cambia el camino, ya que no tienen nada que ver con el proceso de toma de decisiones, que tiene lugar en otras esferas. Por ejemplo, Nalivychenko [a quien se consideraba muy cercano a Estados Unidos-Ed] fue apartado de su puesto a la cabeza del SBU. ¿Está ahora su departamento menos controlado por Estados Unidos? ¿Cree alguien que la reorganización dirigida desde arriba en Donetsk llevan a la pérdida...

73,42 % de participación en la elección presidencial siria...

 73,42% de los sirios en edad de votar acudieron a las urnas el martes 3 de junio de 2014, ignorando así los llamados de los 11 países del Grupo de Londres (remanente de lo que antes fue los «Amigos de Siria») y de la Coalición Nacional de la oposición exterior que se habían pronunciado por un boicot de la elección presidencial organizada en la República Árabe Siria. La Coalición Nacional pretendió justificar su llamado al boicot de la elección presidencial siria afirmando que controla el 60% del territorio nacional, lo cual no tiene absolutamente nada que ver con la realidad. El hecho es que los funcionarios de la República Árabe Siria están presentes en prácticamente todo el territorio nacional, con excepción de la zona fronteriza con Turquía y de algunas zonas (más bien bolsones dispersos) bajo control de los Contras. La Coalición se empeña a la vez en atribuir al presidente saliente, Bachar al-Assad, toda una serie de crímenes contra la humanidad así como la práctica sistemática de la tortura y haber ordenado bombardear a su propio pueblo. Sin embargo, el voto anticipado de los sirios residentes en el exterior dio lugar a una participación masiva que se tradujo en verdaderas manifestaciones multitudinarias tanto en Líbano como en la vecina Jordania, lo cual demuestra rotundamente que los refugiados sirios no salieron de su país para «huir del régimen» sino a causa de los crímenes contra la población perpetrados por los mercenarios extranjeros. 360 medios de la prensa extranjera, de todos los países, se acreditaron ante las autoridades sirias para cubrir la elección presidencial realizada el 3 de junio. Las autoridades sirias es esforzaron, por su parte, por respetar minuciosamente las reglas democráticas establecidas en la nueva Ley Electoral, tanto en lo concerniente a la organización de la campaña electoral como en la organización y realización...

¿Por qué la derecha continúa ganando los sondeos?...

Los ultraconservadores siguen ancabezando las encuestas (a propósito de la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas).   Curiosas paradojas la de esta peculiar “democracia” de partido único bicéfalo. Según se desprende de la última encuesta que publicó el 3 de mayo el Centro de Investigaciones Sociológicas, si se celebraran hoy elecciones el partido  de Mariano Rajoy obtendría el 34% de los votos. Es decir, la organización de la derecha tradicional española apenas perdería un punto en relación con la encuesta realizada el pasado mes de enero. Lo sorprendente es que en el transcurso de estos 120 días han ocurrido muchas cosas. Entre otras, un agravamiento continuado y persistente de la situación económica; un abrumador  crecimiento del paro en cifras que alcanzan los centenares de miles; el alucinante asunto Bárcenas; el endurecimiento de la represión en la calle etc., etc., etcétera.  Del resultado de  las  encuestas del CIS podría uno llegar a deducir que el gobierno de Mariano Rajoy posee mayor capacidad de sobrevivencia que las cucarachas después de una guerra termonuclear. En cambio, el PSOE, que hace lo indecible para poder “comunicarse” con la sociedad a través de una verborrea seudo revolucionaria impropia de su naturaleza socialdemócrata, no sólo no avanza en la estimación electoral de los potenciales votantes , sino que retrocede nada menos que dos puntos, situándose en un escuálido 28, 2%. Estos datos ponen de relieve -siempre según la encuesta realizada por la institución estatal- que se ahonda la distancia entre las dos facciones del partido único gobernante. Sin embargo, según el CIS, el panorama que hay más a la izquierda no resulta tampoco muy alentador. Izquierda Unida, cuyo Coordinador Cayo Lara proclamaba hace unas pocas fechas su convicción de superar en votos  al mismísimo PSOE, apenas obtendría un 9.9%, todavía distante de aquel 11% –  con 2.639.000 votos –  obtenido por Julio Anguita en una época en la que todavía  no acuciaban las garras de la crisis económica capitalista. Sea como fuere, no es tampoco cuestión de prestarle mucha atención a esto de los sondeos electorales. Por varias razones. En primer lugar, porque los resultados de estas consultas se cuecen primero en las cocinas de los técnicos y sociólogos que preparan las preguntas. Y en segundo lugar, porque en esta sociedad del espectáculo,  como la llamaba Guy Debord, la denominada “opinión pública” se fabrica también en los laboratorios mediáticos  de las grandes empresas de la comunicación. Cierta “izquierda”, pese a la enorme experiencia histórica acumulada por  sus  ancestros políticos  a lo largo de una férrea  dictadura,con un control omnímodo  de los medios de comunicación – desde  los púlpitos hasta  la TV -, ha olvidado que su campo de batalla no se encuentra dentro del cuadrilátero mediático existente. En ese espacio estará  siempre en inferioridad de condiciones. La  izquierda que pone su  voluntad  en revolucionar la sociedad, en acabar con las estructuras socioeconómicas existentes, no ha encontrado nunca sus aliados en los medios de difusión situados en los aledaños del poder. Aquello que se dice en determinados ámbitos de  que “si no sales en los medios  no existes”,  solo será cierto  en la medida  que las fuerzas  políticas empeñadas en poner al revés las estructuras  permanezcan sin conexión con la base de la que pretende  lograr su apoyo.  En la historia del capitalismo  los revolucionarios han librado siempre  la contienda  política y propagandística  trabajando “desde abajo”, desde los centros de trabajo, desde los barrios, desde  las aulas, desde la vida cotidiana.  Es cierto que este trabajo  es  laborioso y esforzado, pero es también más seguro y duradero en el tiempo. La “conciencia del cambio”  no brota de las alas del Espíritu Santo, sino de la lenta  labor politica y callejera de aquellos que han sido precoces en el descubrimiento del sentido de la historia. No se trata de una opinión, lo clama la experiencia histórica de generaciones enteras. Lo demás son ilusiones, estériles ilusiones.   Manuel Medina para...