“El objetivo es la población civil” Jul14

“El objetivo es la población civil”...

La guerra en Donbass ha atraído a miles de voluntarios de numerosos países alrededor del mundo, aunque no todos ellos han acudido al este de Ucrania con el objetivo de unirse a la batalla. Es el caso de los voluntarios humanitarios o trabajadores de la sanidad, cuya visibilidad es menor, pero cuya labor es imprescindible en un momento en que la escasez de personal cualificado pone en riesgo a la población.     El médico español Javier Benitez, que viajó a Donbass tras licenciarse, es uno de esos voluntarios. Después de su paso por el frente, como responsable médico en la zona controlada por la brigada Prizrak primero y en la zona del aeropuerto de Donetsk después, nos habla ahora de su trabajo en uno de los complejos hospitalarios de la capital de la República Popular de Donetsk. Desde Medic in Donbass, Benitez da, a diario, su visión personal sobre el conflicto, su trabajo como médico y también sus labores humanitarias. Slavyangrad ha podido hablar con él desde Donetsk para conocer su visión sobre el día a día de la guerra, el sufrimiento de la población civil tras meses de bombardeos y de una crisis humanitaria agudizada por el bloqueo ucraniano y la dependencia de la casi exclusiva ayuda humanitaria rusa. ¿Cómo pasas de terminar la universidad a acabar en la guerra en Donbass en solo unos meses? Terminé la carrera y había estado siguiendo todo lo que pasaba en Ucrania. Es un conflicto bastante complicado, pero tampoco es muy difícil posicionarse si se simplifica y se dejan aparte las cuestiones geopolíticas. Hay un bando que bombardea indiscriminadamente a civiles y que además están formando batallones de castigo, que está instruyendo batallones de la muerte al estilo del El Salvador contrarrevolucionario. Creo que quieren...

“Estamos ante una oportunidad histórica de construir un estado socialista en Europa” Nov27

“Estamos ante una oportunidad histórica de construir un estado socialista en Europa”...

Respondiendo al llamamiento internacional para unirse a la resistencia contra el gobierno golpista de Poroshenko, son numerosos los voluntarios de toda Europa llegados al Donbass en defensa de la Nueva Rusia. Entre ellos también varios provenientes de Castilla y Catalunya, que tras su paso por el Batallón Vostok decidieron integrarse en la Brigada Prizrak, bajo las órdenes del carismático comandante Alexey Mozgovoy. Tras su breve paso por les brigades continentales, los jóvenes antifascistas acaban de integrarse en el Escuadrón rojo 404, una unidad de ideología comunista dentro de la Brigada Prizrak, en la que comparten tareas con otros jóvenes revolucionarios.   Hemos conversado con Sergio, Héctor, Miguel y Oriol para conocer su nueva vida en la 404 y las funciones que realizan dentro la resistencia popular de Novorossiya.   En primer lugar, ¿cuándo y por qué decidís venir al Donbass a luchar contra el gobierno de Poroshenko? Todos coincidimos en señalar la masacre de Odessa como el detonante de que hayamos venido aquí a luchar. Aparte de esto, existen también otros muchos motivos: contribuir a la creación de un estado socialista en Europa, ayudar y defender a la población civil de los ataques de Kiev. Esta es una lucha contra el fascismo y nos sentimos en deuda con los brigadistas internacionales que vinieron a España en el 36 para luchar contra los golpistas. No debe ser fácil abandonar una vida normal, amigos, familia, etc. para irse a luchar a una guerra donde uno puede morir. ¿Merece la pena luchar por Novorrusia? Somos perfectamente conscientes de los riesgos que entraña nuestra decisión de venir aquí a luchar, y también de lo que hemos dejado en España, pero la causa lo merece. Estamos aquí para luchar contra el fascismo. Es la primera vez en muchos años...

BUCEANDO EN LA CRISIS POLÍTICA DE UCRANIA. Entrevista con Ganna Goncharova....

MARQUETALIA.org  ha tenido el placer de entrevistar a Ganna Goncharova,  una socialista ucraniana afincada en Zaragoza con la que hemos podido profundizar sobre la crisis política que vive su país. Ganna nació en Kramatorsk (región del Donbás) en 1972 en una familia de miembros del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Su abuelo materno y su padre dirigían sendas organizaciones del Partido en las universidades donde trabajaban como profesores. Fue miembro del Komsomol desde 1986 hasta 1991. Hizo la doble licenciatura en ingeniería y economía en la Academia Estatal de Ingeniería del Donbás y luego obtuvo el máster en Dirección de Empresas. Durante un tiempo trabajó como gestora económica en diversos puestos de la administración pública ucraniana, en particular como auditora estatal de cuentas. Más tarde se incorporó a la empresa privada y trabajó como directora financiera de una estación eléctrica y una empresa de distribución de energía eléctrica. En 2009 se casó con Alberto Montaner Frutos, profesor de la Universidad de Zaragoza y se vino a vivir  al Estado Español. Ganna, gran conocedora de la realidad política de su país,  ha contestado de forma muy didáctica a las preguntas planteadas en esta entrevista que os dejamos a continuación.       ENTREVISTA A GANNA GONCHAROVA. CRISIS POLÍTICA EN UCRANIA El mundo ha sido testigo de las espectaculares imágenes difundidas acerca de todo lo acontecido estos últimos meses en Ucrania. El foco de las noticias apuntó primero hacia el Maidán – la Plaza de la Independencia en Kíev-, después hacia Crimea y ahora hacia Donetsk, Járkov, Odessa y el resto de las regiones del sureste ucraniano.      (Marquetalia.org) Se pudieron observar multitud de imágenes de grupos fascistas en los disturbios de Maidán y partidos ultraderechistas como Svoboda y Pravy Sektor se revelaron como actores claves en las protestas. ¿Cuál ha sido su papel exacto? ¿Estaban desde el principio? Cuéntanos un poco cómo se inició todo. (Ganna G.): Las concentraciones empezaron sin los nacionalistas de ultraderecha, aunque sí había nacionalistas desde el principio. Se iniciaron espontáneamente cuando la gente quedó a través de las redes sociales en el Maidán para expresar su desacuerdo con la decisión del gobierno de suspender las negociaciones sobre la asociación de Ucrania a la Unión Europea. Las negociaciones se han venido desarrollando desde hace mucho. Sin embargo, mientras estuvo el gobierno de Yúshenko, que todo el rato estropeaba las relaciones con Rusia, a la UE no le importaba mucho el resultado de estas negociaciones ni tenía mayor interés en que avanzasen y mucho menos en exigir de su títere Yúshenko la firma de cualquier documento al respecto, dado que eran conscientes de que el cumplimiento de las condiciones que ofrecía y sigue ofreciendo Europa llevarán al estado ucraniano a la ruina definitiva y lo convertirán en una colonia alemana, contando con que, incluso a día de hoy, Alemania es el mayor inversor de la economía ucraniana después de los mismos oligarcas ucranianos. Sin embargo, cuando Yanukóvich ganó las elecciones de 2012, y bajo su disparatada dirección, el país llegó al borde de la quiebra, Occidente se vio amenazado con el posible acercamiento de Ucrania a Rusia, a base de posible ayuda financiera, una rebaja en el precio del gas y otras ventajas económicas que Europa ni quiere ni puede ofrecer (o al menos prometer). Entonces empezaron a efectuar una gran presión sobre Yanukóvich forzando la conclusión de los acuerdos. Dado que el corrupto gobierno ucraniano se ha desacostumbrado desde hace mucho a contar con la opinión pública, llegando en algunas ocasiones a llamar en privado al pueblo ucraniano “el ganado”, jamás se molestaron en hacer públicas las cláusulas del acuerdo de la Unión Europea, ni siquiera en hacer una traducción provisional al ucraniano o a otra lengua que pudiese ser entendida por la mayoría de la población ucraniana (es decir, al ruso). En consecuencia, toda la gente que simpatizaba con la idea de la unión (en...