Guerra nuclear y rol de Rusia en Ucrania...

En todo el orbe, y especialmente las fuerzas progresistas, se hacen una pregunta que parece no haber sido respondida con claridad: ¿por qué Rusia, insultada, sancionada, violadas sus fronteras, calumniada, atacadas sus delegaciones diplomáticas, asesinados sus periodistas, masacrados los rusos étnicos en Ucrania, es decir, agraviada en grado extremo por la Red House y la Unión Europea, no ha reaccionado proporcionalmente?¿Cómo es posible que un país soberano y su Gobierno acepten que un país extranjero continúe su injerencia, humillándolos al ordenarles la posición militar que deben tener sus tropas y manifieste que no las tolerará cercanas a las “fronteras propias” incluso, es decir, cercanas a los rusos originarios que habitan el este de Ucrania?(1) Al respecto se pueden dar como mínimo cinco respuestas comprensivas, aclarando que poseen un carácter tentativo por lo complejo de la temática: una, que el Gobierno ruso no quiere arriesgarse por ningún pueblo que no sea el suyo; dos, que no posee el armamento militar o la defensa adecuada ante contrincantes fuertes; tres, que posee un alto temor ante la guerra mediática que alcanza a una parte importante del mundo; cuatro, que esta crisis la afectará de modo económico determinante y la mentalidad del capital es suprema; cinco, que sabe exactamente la inestabilidad mental de las élites transnacionales y su amenaza nuclear. La primera respuesta, evadir su compromiso por otras naciones, no es tan evidente pues en los foros internacionales se ha sostenido una posición de defensa de los pueblos sirios, iraníes, palestinos y otros, iniciando una estrategia de relaciones justa en amplios campos de cooperación con las naciones que se encuentran más agredidas por la Casa Roja y la Tríada (Inglaterra-Francia-Alemania). El caso de Crimea demuestra que cuando hay que actuar se realiza la definición de forma precisa, concreta,...

Declaraciones de Igor Strelkov, comandante de la Milicia de la República Popular de Donetsk...

El Donbass nos recuerda a la Asturias de 1936-37, asediada, aislada en el norte,   y la Novorossia de Ucrania a la España republicana de la Guerra Civil, condenada a la derrota por cuestiones geoestratégicas de las potencias internacionales. El coronel Strelkov [Igor Girkin] es el comandante en jefe de la Milicia de la República Popular del Donetsk. Hemos de hablar de él con más calma en otros momentos, su figura lo merece. Veterano que sirvió en las fuerzas armadas de la URSS en su tiempo, prosiguió la carrera militar hasta su retiro hace pocos años; tiene experiencia sobrada y es especialista en inteligencia militar y fuerzas especiales. Ya como civil trabajó en tareas tan diversas como alejadas de la vida militar. Son famosas sus fotos como miembro de asociaciones de recreación histórica, en las que viste los uniformes de la época de la revolución y de la guerra civil; poco podía imaginar que la historia se repite y que, desgraciadamente, se vería obligado a tomar de nuevo las armas. Strelkov es atacado en lo personal y calumniado por los fascistas de Kiev; la campaña contra él es de tal magnitud y desvergüenza que cualquier información publicada en la red debe ser tratada con precaución —también esta—. Strelkov una de esas personas en torno a las cuales se organiza una resistencia, capaz de convertir un sentimiento en una organización. Nos recuerda, su figura y trayectoria a los legendarios comandantes de milicias de la Guerra Civil Española, entre los cuales hubo oficiales del ejército republicano que supieron comandar las unidades de milicianos y forjar lo que sería el Ejército Popular de la República. Hoy el Donbass está pasando por una situación parecida; un golpe fascista que se ha convertido en una guerra civil al organizarse con éxito la resistencia, una potencia extranjera ayudando a...

TERROR FASCISTA EN UCRANIA

MARQUETALIA.ORG os presenta un nuevo artículo de análisis sobre la actualidad de Ucrania escrito por Ganna Goncharova,  la protagonista de nuestra anterior entrevista,  en colaboración con su marido Alberto Montaner Frutos, conocido escritor y catedrático de la Universidad de Zaragoza.   TERROR FASCISTA EN UCRANIA Por Ganna Goncharova y Alberto Montaner.   En nuestra primera entrevista publicada el pasado 16 de abril en Marquetalia.org, señalamos que según iban las cosas, “el escenario más probable no es una guerra civil [en Ucrania], sino un genocidio perpetrado contra las minorías étnicas, con las potencias extranjeras (incluida Rusia) silbando mientras miran para otro lado”. Por desgracia, esta previsión se está viendo confirmada por los sucesos desatados el pasado 2 de mayo. Nuestro objetivo en estas líneas es dar la información más precisa posible sobre lo que realmente está ocurriendo en las regiones contrainsurgentes de Ucrania (entendiendo por tal las que se oponen a la insurgencia del Maidán y su gobierno golpista) y denunciar ante la opinión pública y, en particular, los lectores concienciados la desinformación que, como ocurre desde el principio de la crisis ucraniana, se está produciendo en Occidente.     Comenzaremos por contestar a la intervención de los representantes de varios países europeos ante la asamblea de la ONU en su sesión del mismo día 2 de mayo, quienes acusaron a los activistas del Donbás de “aterrorizar a la población civil” y de ser tropas rusas infiltradas apoyadas por “unos pocos manifestantes”. Es difícil estar peor informado o ser más mendaz, porque la resistencia del Donbás, a cuyos integrantes allí se denomina “voluntarios” (opolchentsy) está integrada, justamente, por esa misma población civil y cualquiera que posea información de primera mano sabe que el único terror que tienen los habitantes del Donbás es a la llegada de las milicias neonazis del Pravyĭ Séktor o a la de su versión oficializada, la Guardia Nacional. En cuanto a la presencia del ejército ruso, recordaremos simplemente que incluso el almirante finlandés Georgij Alafuzoff, exjefe de la inteligencia militar de Finlandia y director de la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor de la Unión Europea, ha reconocido el pasado 15 de abril que la considera “improbable” y, hasta donde nosotros sabemos, salvo quizá en Slaviansk, inexistente.   “Terrorismo” y doble rasero Las airadas protestas de Occidente, que a menudo rayan en lo esperpéntico, no hacen sino poner de manifiesto el doble rasero que, según lo habitual en política y más en la internacional, se está aplicando en este caso. Uno se pregunta en qué se diferencia la toma de edificios públicos, el establecimiento de barricadas o la apropiación de armas de la policía en el Maidán, donde se aplaudía, y en las regiones sudoccidentales (que nos negamos a calificar tendenciosamente de “prorrusas”), donde se condena sin paliativos. Los primeros, pese a haber empleado cócteles molotov desde enero del presente año, lo que no han hecho todavía los contrainsurgentes, y más tarde armas de fuego, han sido alentados y aplaudidos en todo momento desde Occidente. Los segundos, que solo han reaccionado tras el golpe de estado en Kíev y que no han empleado, hasta el momento, el mortífero combinado, son tachados de terroristas y se azuza contra ellos a las fuerzas armadas ucranianas y a la opinión pública occidental. En resumen, los medios y las circunstancias que condicionan su empleo resultan irrelevantes con tal de que los fines sean los que convienen a la parte interesada, en este caso el eje Berlín-Washington. Respecto de las atribuciones de terrorismo, hay que salir igualmente al paso de las declaraciones del actual Ministro del Interior ucraniano, Arsén Avákov, quien, en las redes sociales, ha señalado que “Han dado órdenes a un grupo terrorista de vestirse de negro y de disparar a matar contra civiles, imitando las acciones de la milicia ucraniana. Pido a los ciudadanos de Kramatorsk y Slaviansk que no salgan a la calle y he dado orden a los...

Si los países occidentales rompen relaciones, Rusia puede dar un giro hacia el colectivismo...

Análisis de James Petras en Radio Centenario, lunes 10 de marzo de 2014. Escuchar aquí:  http://content.jwplatform.com/players/pPsQVwkL-y47WGXn0.html     Efraín Chury Iribarne: Voy a plantear algo para que tu después nos des el análisis. Estamos recibiendo informaciones que establecen primero, que Lavrov y Putin discuten las propuestas que Rusia hará llegar a EEUU por Ucrania; y en segundo lugar, que tropas rusas están en alerta para verificar la condición del Ejército ucraniano. ¿Cómo es la situación por allá actualmente? JP: Rusia tiene que defender el pueblo de Crimea que está amenazado por los derechistas y la junta golpista que está dominando el gobierno en Kiev. Tiene responsabilidad también de proteger sus bases militares.Por esa razón están en alerta y no pueden permitir una invasión por parte de la junta para destruir lo que han construido en mucho tiempo o sus relaciones amables con los pueblos en Crimea. En este momento buscan alguna fórmula que pueden permitir por lo menos la autonomía de Crimea. No es exactamente una ruptura, pero las perspectivas son muy pesimistas porque los gobernantes en Kiev buscan simplemente tomar control y con el tiempo integrarse en la OTAN y expulsar a Rusia. Moscú ha sufrido muchas derrotas diplomáticas en el último tiempo y ahora no puede sufrir otra que ponga en peligro a los ruso parlantes y las fronteras de Rusia en el Caúcaso. Rusia está buscando alguna forma de encontrar un interlocutor que no sea fascista en Kiev, no los que solo buscan pretextos para aislar a Rusia de todos los países en sus fronteras. Es difícil entender hasta ahora la agresión imperialista, la publicidad, los noticieros que están dando la imagen de que Rusia es el agresor cuando hay una junta militar-civil que está controlando el país con tintas fascistas....

Traducción íntegra de la conversación entre la secretaria de Estado adjunta y el embajador de Estados Unidos en Ucrania Feb10

Traducción íntegra de la conversación entre la secretaria de Estado adjunta y el embajador de Estados Unidos en Ucrania...

La aparición en YouTube de una conversación interceptada entre la responsable del Departamento de Estado para asuntos europeos Victoria Nuland y el embajador de Estados Unidos en Ucrania ha provocado un conflicto entre Washington y la Unión Europea. Pero eso no es lo fundamental. La conversación demuestra que a Estados Unidos no le importan las consignas de los manifestantes de la plaza Maidan sobre la inclusión de Ucrania en la Unión Europea. Lo que quiere Estados Unidos es un cambio de régimen, poner a su propio peón en el poder y seguir extendiendo los desórdenes.     La conversación, que parece haber sido interceptada entre el 22 y el 25 de enero de 2014, apareció misteriosamente en YouTube suscitando primeramente un desmentido del Departamento de Estado. Al cobrar importancia el escándalo, a raíz de un artículo publicado en el Kyiv Post, Victoria Nuland presentó sus excusas a la Unión Europea, sugiriendo a la vez que la intercepción podría ser cosa de los servicios secretos rusos, a los que acusó de haber violado una conversación privada –acusación sorprendente viniendo de una representante del país que espía casi todas las comunicaciones a nivel mundial. Victoria Nuland es una diplomática neoconservadora. Su esposo es el historiador Robert Kagan. Bajo la administración de George W. Bush, la señora Nuland fue la principal consejera en política exterior del vicepresidente Dick Cheney, hasta que Bush Jr. la nombró embajadora ante la OTAN. Durante el primer mandato presidencial de Barack Obama, Hillary Clinton la nombró portavoz del Departamento de Estado. En 2013, el actual secretario de Estado John Kerry la puso a cargo de los asuntos europeos y actualmente dirige las operaciones de desestabilización contra Ucrania. En esta conversación, la señora Nuland imparte, con un lenguaje bastante grosero, una serie de instrucciones sobre la respuesta a la proposición del presidente ucraniano Viktor Yanukovich de permitir que la oposición formara un nuevo gobierno. Según la señora Nuland, hay que poner en el poder...