Las tres opciones de Poroshenko Sep13

Las tres opciones de Poroshenko

  Poroshenko, que ya había afirmado que no habría privilegios para Rusia en lo que se refiere a la reestructuración de la deuda ucraniana, describió los tres escenarios que la junta considera posibles en Donbass. “El primero: una ofensiva militar definitiva, la liberación de los territorios y la marcha hacia Moscú. ¿Quién sugiere algo así entre nosotros? Solo hay que ver las consecuencias de ese tipo de liberación aventurada e irresponsable. Y el pueblo no respalda esta opción”. “La segunda opción: construir un muro, ceder parte del territorio, vivir sin Donbass”, afirmó insistiendo que “como jefe de Estado, no tengo intención de ceder un solo palmo de tierra ucraniana”. La tercera opción, según el presidente, es la “restauración de la soberanía ucraniana y las autoridades ucranianas en ese territorio”. “Ese camino se llama acuerdo de Minsk”, especificó Poroshenko. Además, comentó también las sanciones anti-rusas, que calificó como “el precio a pagar por la agresión contra Ucrania”. “El producto interior bruto está cayendo, los precios del petróleo han caído, Rusia está reduciendo drásticamente las prestaciones sociales”, afirmó el presidente. En su opinión, Kiev ha convencido a todo el mundo de que “Ucrania cumple completamente con sus obligaciones, mientras Rusia miente”. “Nos hemos ganado la confianza, la actitud hacia Ucrania es distinta a la de hace un año. Hemos cumplido con nuestras obligaciones al iniciar el proceso constitucional”, afirmó el presidente. Poroshenko insistió en que, en caso de celebrarse elecciones en los territorios separatistas de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk (RPD y RPL), Kiev exigirá sanciones más fuertes contra Rusia. “Existe un riesgo de que el 18 de octubre o el 1 de noviembre, quienes han ocupado el poder celebren elecciones ilegales. Es una amenaza para los acuerdos de Minsk”, afirmó el presidente según cita la agencia TASS. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, las elecciones van a convertirse en un punto de inflexión que determine el desarrollo de la situación en Donbass; cómo se celebren y en qué forma determinará también el futuro del proceso de Minsk. Rusia ya está sufriendo fuertes presiones por las vías diplomáticas y está siendo amenazada con nuevas sanciones si se celebran esas elecciones. De hecho se exigirá de todo a Rusia para que impida las elecciones o que estas se celebren estrictamente según la legislación ucraniana y con la participación de partidos ucranianos. Esas demandas se decidirán en Kiev, Bruselas y Washington. Así que cuanto más se acerquen las elecciones (siempre que Rusia no ceda), más se tensará la situación, ya que la celebración de elecciones locales supondría un hito en la separación de Donbass y Ucrania.   Cambios políticos y posibles retornos Según la información publicada, el general Petrovsky [antiguo jefe de la inteligencia de la RPD en tiempos de Strelkov y los meses posteriores-Ed] y Bezler están entre los cuatro comandantes que se espera que regresen próximamente a Donbass. Si todo va según lo previsto y estas personas regresan, se entendería que no lo harían para actividades de paz. Veremos. En relación a la actual conmoción por la “dimisión” de Purgin, una vez más, personalmente no me importa quién sea el ganador, ya que el camino a seguir será el mismo, ya sea con Purgin y Pushilin, uno de los dos o sin ninguno de ellos. Muchos siguen negándose a comprender que no es Donetsk quien determina el camino de Minsk. Donetsk únicamente lo aplica, de la misma forma que Kiev se ve forzado a aplicarlo. Apartar a oficiales del proceso no cambia el camino, ya que no tienen nada que ver con el proceso de toma de decisiones, que tiene lugar en otras esferas. Por ejemplo, Nalivychenko [a quien se consideraba muy cercano a Estados Unidos-Ed] fue apartado de su puesto a la cabeza del SBU. ¿Está ahora su departamento menos controlado por Estados Unidos? ¿Cree alguien que la reorganización dirigida desde arriba en Donetsk llevan a la pérdida...

Parubiy y la Operación Krajina Ago09

Parubiy y la Operación Krajina...

En búsqueda de un acuerdo definitivo, las distintas partes del conflicto del Donbass continúan en la actualidad en desarrollar los principales puntos del acuerdo de Minsk. Las negociaciones resultarán sin duda difíciles, teniendo en cuenta que ni siquiera se han consolidado los puntos del acuerdo de Minsk relativos a la retirada de armamento de la línea del frente. El aumento de la intensidad de los bombardeos de algunas zonas del frente, Gorlovka y áreas de Donetsk principalmente, así lo confirman. La negativa ucraniana a firmar el acuerdo de retirada de armamento a 30 kilómetros del frente recuerda también que su posición está resultando intransigente en este punto, lo que pone en tela de juicio las intenciones reales del régimen de Kiev. La idea de que el gobierno de Ucrania está lejos de desear una salida negociada parece cada vez más evidente y no son precisamente las últimas declaraciones de algunos miembros del establishment ucraniano las que añadan algo de confianza respecto a la viabilidad de una solución pacífica y pactada respecto al conflicto en las regiones de Donetsk y de Lugansk. Estos días, Andriy Parubiy ha recuperado el modelo aplicado por Croacia en la región de Krajina como vía de solución al conflicto de Donbass. El planteamiento de Parubiy sigue una línea de análisis que otros miembros vinculados al régimen de Kiev ya habían adelantado con anterioridad, en particular Yuriy Lutsenko. Según una noticia del 3 de agosto recogida por la agencia Regum, el gobierno de Kiev estaría considerando un escenario en el que las dos Repúblicas rebeldes de Donbass – la RPD y la RPL – sufran el mismo destino que la República Serbia de Krajina, entidad que dejó de existir como consecuencia de la ofensiva relámpago preparada en 1995 por el ejército...

“El objetivo es la población civil” Jul14

“El objetivo es la población civil”...

La guerra en Donbass ha atraído a miles de voluntarios de numerosos países alrededor del mundo, aunque no todos ellos han acudido al este de Ucrania con el objetivo de unirse a la batalla. Es el caso de los voluntarios humanitarios o trabajadores de la sanidad, cuya visibilidad es menor, pero cuya labor es imprescindible en un momento en que la escasez de personal cualificado pone en riesgo a la población.     El médico español Javier Benitez, que viajó a Donbass tras licenciarse, es uno de esos voluntarios. Después de su paso por el frente, como responsable médico en la zona controlada por la brigada Prizrak primero y en la zona del aeropuerto de Donetsk después, nos habla ahora de su trabajo en uno de los complejos hospitalarios de la capital de la República Popular de Donetsk. Desde Medic in Donbass, Benitez da, a diario, su visión personal sobre el conflicto, su trabajo como médico y también sus labores humanitarias. Slavyangrad ha podido hablar con él desde Donetsk para conocer su visión sobre el día a día de la guerra, el sufrimiento de la población civil tras meses de bombardeos y de una crisis humanitaria agudizada por el bloqueo ucraniano y la dependencia de la casi exclusiva ayuda humanitaria rusa. ¿Cómo pasas de terminar la universidad a acabar en la guerra en Donbass en solo unos meses? Terminé la carrera y había estado siguiendo todo lo que pasaba en Ucrania. Es un conflicto bastante complicado, pero tampoco es muy difícil posicionarse si se simplifica y se dejan aparte las cuestiones geopolíticas. Hay un bando que bombardea indiscriminadamente a civiles y que además están formando batallones de castigo, que está instruyendo batallones de la muerte al estilo del El Salvador contrarrevolucionario. Creo que quieren...