Solidaridad con Venezuela...

Movimientos sociales lanzan petición para el retiro de la declaración de amenaza El retiro inmediato de la orden ejecutiva firmada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, contra Venezuela, es la solicitud que hacen los movimientos sociales en solidaridad con la Patria bolivariana. La petición se está realizando a través de la iniciativa “Obama, Venezuela no es una amenaza”, que se encuentra en el sitio webChange.org, sitio gratuito que permite sumar firmas a causas determinadas, ofreciendo facilidades para invitar a otras personas a respaldar la solicitud, mediante Facebook, Twitter y correo electrónico. La iniciativa surge del rechazo a la orden ejecutiva, firmada por Obama el pasado 9 de marzo, en la cual se declara una “emergencia nacional” con respecto a la “amenaza inusual y extraordinaria” para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos representada por la “situación en Venezuela”. La dirección para firmar la solicitud es: https://www.change.org/p/presidente-de-ee-uu-barack-obama-retiro-inmediato-de-la-orden-ejecutiva-en-contra-de-venezuela La versión corta del enlace es: http://goo.gl/wBRiFI En el texto de la petición, se hace “un llamado al gobierno de EEUU para que asuma sus obligaciones internacionales en cuanto al respeto a la autodeterminación de los pueblos y el derecho de los mismos a decidir libremente su camino”. Resaltan los convocantes que resulta sorpresivo que esta declaración de Estados Unidos se haga dos días después “de que la Unión de Naciones del Sur, órgano de integración regional, estuviera en Venezuela y se reuniera con todos los poderes públicos de ese país y con varios representantes de los diversos partidos que componen la oposición venezolana, y que significó un espaldarazo a la democracia de Venezuela y a las elecciones parlamentarias previstas para finales del año”. Se destaca también la solicitud hecha por el gobierno venezolano a Unasur para facilitar un diálogo con el gobierno estadounidense....

El trasfondo sionista de la reciente idea de pseudo-Estado palestino...

    Introducción Hace unas semanas diversos parlamentos europeos sorprendían a muchos con sus iniciativas de reconocimiento a un futuro Estado palestino, deriva que culminó en una proposición formal desde el estamento común de la Unión. En el amplio consenso mostrado a través de los noticieros, destacaba el Ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, repitiendo en una declaración extra los elementos discursivos confluyentes de cada entrevistado. Podemos agruparlos en cuatro vectores básicos: “Se trata del reconocimiento de un derecho” (apelación al principio de legitimidad en materia de Relaciones Internacionales y legitimación retroactiva de Israel); “Bueno para el desarrollo de la región” (llave económica de apertura, que más abajo comentaremos); “Así como para su equilibrio” (control sobre las contradicciones inter-actoriales regionales y funcionalidad que estas contradicciones presentan para el actor externo con voluntad de poder, a quien iremos desvelando); “Será un elemento de estabilidad y de paz” (marco funcional indispensable a lo anterior). A los días, nada menos que Barack Obama lanzaba una propuesta para la suspensión del tradicional veto estadounidense en la materia. Las iniciativas contrastan con el sintomático silencio mostrado a fecha de hoy por el muy filo-saudí Gobierno francés (articulador, en el reino árabe, de grandes inversiones monopolistas galas sobre todo infraestructurales). Algunos recuerdan el apadrinamiento francés que puso la primera piedra, en 1986, del proyecto de creación de un Estado con avanzadilla de apoyo en una Autoridad Nacional Palestina. Ésta hubo tenido a Francois Mitterand como anfitrión y maestro ceremonial en sus actos fundacionales. Pero mucho ha cambiado el planteamiento francés al interior de las contradicciones intestinas al sionismo, que degeneran ya en brecha antagónica entre concepciones reservadas a Israel y a su rol regional. Hace pocos años el Departamento de Estado desclasificaba en Washington un documento de asesoría a...

Guerra contra Siria: El ‘plan B’ de la agenda oculta de Obama...

Los cazas de EEUU están bombardeando Siria, matando a decenas de civiles, entre ellos niños. Todo, sin la autorización de Damasco o de la ONU, pisoteando el derecho internacional. Por ser quien es el verdugo y quienes son las víctimas, la CNN o la BBC no han mostrado los vídeos ( si los hubo) de su muerte. Por la misma razón tampoco habrá condenas ni movilizaciones contra el terrorismo de estado practicado con total impunidad por EEUU y sus socios, que en las últimas décadas han arrancado la vida a cientos de miles de iraquíes y afganos, pakistaníes, yemeníes o sudaneses, por citar algunos pueblos. Israel también ha aprovechado la situación, derribando un bombardero sirio que atacaba las posiciones del Frente al-Nusra. ¿De qué lado esta Netanyahu? ¿Por qué la ‘comunidad internacional‘ no ha condenado esta agresión a un Estado soberano?         Estamos ante la séptima agresión militar de Barak Obama a un país que además y ‘accidentalmente’ también es de mayoría musulmana. No es que el presidente quisiera desmentir así las acusaciones del Tea Party sobre su afinidad religiosa -si no atacaría Indonesia o Arabia Saudí-, sus motivos son otros: Dominar EurasiaHeartland; controlar la totalidad del levante mediterráneo –que fue también uno de los motivos para derrocar a Gaddafi; humillar a Rusia en su zona de influencia; destruir el Ejército sirio, por sus vínculos con Rusia, como ha hecho con las fuerzas armadas de Irak y Libia, y lo hará con la de Ucrania; impedir la construcción del megagaseoducto Irán-Irak-Siria; triunfar en el terreno bélico y controlar militarmente el mundo para compensar el fracaso en lo económico; empujar el precio del petróleo al alza perjudicando a China; anular aún más a la ONU y acorralar a Irán por los cuatro costados. Con estos objetivos, en 2007...

¿PUEDE EL CASO FERGUSON DESATAR UNA GUERRA CIVIL EN EE.UU.? Ago22

¿PUEDE EL CASO FERGUSON DESATAR UNA GUERRA CIVIL EN EE.UU.?...

  Los disturbios en la ciudad estadounidense de Ferguson y la constante violencia policial contra la población negra podrían llevar a EE.UU. al borde de la guerra civil,según opinan algunos analistas estadounidenses. El presidente del Comité Islámico de Rusia, Geydar Jemal, señaló en una entrevista a la agencia de noticias IslamNews que los actuales acontecimientos en Ferguson ya tienen precedentes. Todo el siglo XX el país fue escenario de violentos disturbios raciales. Unos de los ejemplos más destacados se registró en 1992 en Los Angeles.          Según Jemal, las agencias federales de seguridad “están destartalando” a EE.UU.“Anualmente en el país se registran 4,5 millones de crímenes policiales contra la población civil. Además, jueces y fiscales casi nunca castigan a la Policía, incluso si mata a personas indefensas en presencia de testigos”, afirmó el experto. Jemal advirtió de que en la sociedad estadounidense hoy en día “están madurando uvas de la ira”, y el propio país “está al borde de una nueva guerra civil”.“Numerosas personas están francamente cansadas de la dominación de la burocracia federal, de la anarquía de las fuerzas de seguridad, así como de la pura arbitrariedad en la promulgación de leyes por parte del Senado”, destacó este analista        “FERGUSON ES UN ROTUNDO PUNTO Y FINAL A LA IDEA DE LA SOCIEDAD ESTADOUNIDENSE DE BIENESTAR PARA TODOS”         Por su parte, Vladímir Shapoválov, director del Instituto de Política, Derecho y Desarrollo Social de la Universidad Estatal de Moscú de Humanidades, opina que “la sociedad estadounidense es un polvorín que podría explotar en cualquier momento”, ya que casos parecidos al de Ferguson se producen “con asombrosa regularidad” últimamente.        La política de Washington para superar las fronteras entre razas está desapareciendo gradualmente, recordó Shapoválov al portal Pravda. “Una de las razones para que se iniciara este proceso fue el colapso de la URSS, que...

Guerra nuclear y rol de Rusia en Ucrania...

En todo el orbe, y especialmente las fuerzas progresistas, se hacen una pregunta que parece no haber sido respondida con claridad: ¿por qué Rusia, insultada, sancionada, violadas sus fronteras, calumniada, atacadas sus delegaciones diplomáticas, asesinados sus periodistas, masacrados los rusos étnicos en Ucrania, es decir, agraviada en grado extremo por la Red House y la Unión Europea, no ha reaccionado proporcionalmente?¿Cómo es posible que un país soberano y su Gobierno acepten que un país extranjero continúe su injerencia, humillándolos al ordenarles la posición militar que deben tener sus tropas y manifieste que no las tolerará cercanas a las “fronteras propias” incluso, es decir, cercanas a los rusos originarios que habitan el este de Ucrania?(1) Al respecto se pueden dar como mínimo cinco respuestas comprensivas, aclarando que poseen un carácter tentativo por lo complejo de la temática: una, que el Gobierno ruso no quiere arriesgarse por ningún pueblo que no sea el suyo; dos, que no posee el armamento militar o la defensa adecuada ante contrincantes fuertes; tres, que posee un alto temor ante la guerra mediática que alcanza a una parte importante del mundo; cuatro, que esta crisis la afectará de modo económico determinante y la mentalidad del capital es suprema; cinco, que sabe exactamente la inestabilidad mental de las élites transnacionales y su amenaza nuclear. La primera respuesta, evadir su compromiso por otras naciones, no es tan evidente pues en los foros internacionales se ha sostenido una posición de defensa de los pueblos sirios, iraníes, palestinos y otros, iniciando una estrategia de relaciones justa en amplios campos de cooperación con las naciones que se encuentran más agredidas por la Casa Roja y la Tríada (Inglaterra-Francia-Alemania). El caso de Crimea demuestra que cuando hay que actuar se realiza la definición de forma precisa, concreta,...