La detención de los que volvieron de Ucrania....

      Pavel Dremov es un comandante popular, su nombre ha aparecido en la última lista de sancionados de la UE sobre la guerra civil en Ucrania. Las personas de esta lista tienen una cosa en común: no están del lado del gobierno de Kiev. Pavel Dremov, un cosaco que se levanto en armas contra la operación de castigo lanzada por Kiev, que lucha por una república socialista cosaca y que se mantiene militar y políticamente al margen de las autoproclamadas repúblicas populares de Lugansk y Donetsk, no se verá afectado por las sanciones: no tiene dinero en Europa ni ganas de viajar, Europa ha dejado de ser referente democrático y cultural para todas las rusias. A Pavel le han amenazado inluso con un “¡Putin te matará!” Que más da… ya lo están matando a él y a su pueblo la artillería ucraniana, en la guerra y en la tregua”. La codicia de la Unión Europea impide señalar a los de su bando, porque eso es lo que son: bandas. Al frente de ellas está Kolomoisky, quien abiertamente ofrece recompensas por la captura de sus rivales; controla un imperio mediático; dueño del grupo Privatbank, con sucursales bancarias en España; principal sospechoso de organizar la masacre de Odesa, de poseer y utilizar ejércitos privados y prófugo de la justicia rusa. Liashko tampoco se queda corto, acusado por Amnistía Internacional de secuestro, organización de banda armada, coacción… La lista de la UE no afecta a otros oligarcas implicados en la guerra ni a sus representates, veteranos de la guerra de Chechenia, como Dimitri Yarosh y Oleg Tiagnibok, abiertamente fascistas y cuyos grupos armados, integrados en los ministerios de interior y defensa de Ucrania, castiga a la población rusofona del este de Ucrania, considerada inferior. Es...

Manipulación e intoxicación alrededor del avión de Malasya Arlines derribado en Ucrania...

Fue inmediato. Las cacatúas de los medios occidentales empezaron a señalar a Rusia a los pocos minutos de conocerse la tragedia aérea que ha costado la vida a casi 300 personas. Imágenes manipuladas, montajes de audio, aseveraciones sin fundamento e intoxicaciones para enmarañar el tema mientras la campaña de propaganda hacía su trabajo. Este es un resumen de lo hasta ahora recogido en nuestra redacción. El caso del “controlador aéreo español” Quizás es el caso más conocido en las últimas horas. Un supuesto controlador aéreo español, que trabaja en la torre de control de Kiev, empezó a enviar twits a los pocos minutos de producirse el derribo del avión malayo. Con gran verosimilitud aparente, daba datos sobre los cazas ucranianos que “acompañaban” al Boeing de Malasya, sobre la llegada de militares a la torre de control y aseverando que el avión comercial había sido derribado por un misil. Elespiadigital.com logró ponerse en contacto con el supuesto controlador, que atendía en Twit por @spainbuca y su presunto nombre “Carlos”. En colaboración con RT, intentamos una y otra vez hablar por teléfono con “Carlos” para contrastar las informaciones que emitía con “riesgo de su vida” si todo era verdad… sin resultado. Posteriormente, pudimos averiguar que el teléfono que él proporcionó corresponde a un número de Rumanía, luego era imposible que se encontrara en Kiev. Pero “Carlos” cometió un error. Respondió al email de nuestro director desde la cuentaae.infcarlos@yahoo.com.ua . Un análisis de la traza de sus correos electrónicos delataba que el servidor de correo desde el que estaba enviando sus emails estaba en Londres y en todo el recorrido no había un solo nodo de Ucrania  y ni siquiera del este de Europa. Evidentemente, en la madrugada, teníamos claro que ninguna información dada por “Carlos” era fiable…...

Manifiesto del Frente Popular para la Liberación de Ucrania, Novorosía y los Subcárpatos Rusos....

El 14 de julio se publicó el “Manifiesto del Frente Popular para la Liberación de Ucrania, Novorosía y los Subcárpatos Rusos”. Este documento importante para las fuerzas de resistencia fue trabajado con anterioridad, el 7-8 de julio en Yalta en la conferencia internacional “La crisis mundial y el conflicto en Ucrania”, organizada por el Instituto de Globalización y Movimientos Sociales (IGSO), el Centro de Coordinación y Apoyo “Nueva Rus” y la Fundación “Osnobanie” [Base], consagrada a los problemas y las tareas de la lucha contra las nuevas autoridades de Kiev, y llamada a decidir las tareas concretas del movimiento. Manifiesto del Frente Popular para la Liberación de Ucrania, Novorosía y los Subcárpatos rusos ¿Cuál es el objetivo de nuestra lucha? La creación en territorio de Ucrania de una república social popular justa sin oligarcas y burócratas corruptos. ¿Quiénes son nuestros enemigos? La élite liberal fascista gobernante -unión criminal de oligarcas, burócratas, dirigentes de fuerzas de seguridad y puros criminales que siven a los intereses de estados extranjeros-. Proclamando oficialmente los valores europeos liberales, mantienen al país bajo el control, apoyándose en bandas de ultraderechistas, provocando una histeria chovinista y azuzando a los pueblos unos contra otros. ¿Quiénes son nuestros aliados? Toda la gente de buena voluntad que defienda los ideales de justicia social y estén dispuestos a luchar por ellos, que no acepten el estado liberal-fascista en el territorio de Ucrania, independientemente de su ciudadanía y nacionalidad. ¿Qué es la república popular social por la que luchamos? La república popular social es la forma política de organización de la sociedad en la que: * los intereses del pueblo y su desarrollo multilateral -espiritual, intelectual, social, físico- son los principales objetivos y tareas del estado; * todo el poder pertenece al pueblo y se lleva...

Guerra nuclear y rol de Rusia en Ucrania...

En todo el orbe, y especialmente las fuerzas progresistas, se hacen una pregunta que parece no haber sido respondida con claridad: ¿por qué Rusia, insultada, sancionada, violadas sus fronteras, calumniada, atacadas sus delegaciones diplomáticas, asesinados sus periodistas, masacrados los rusos étnicos en Ucrania, es decir, agraviada en grado extremo por la Red House y la Unión Europea, no ha reaccionado proporcionalmente?¿Cómo es posible que un país soberano y su Gobierno acepten que un país extranjero continúe su injerencia, humillándolos al ordenarles la posición militar que deben tener sus tropas y manifieste que no las tolerará cercanas a las “fronteras propias” incluso, es decir, cercanas a los rusos originarios que habitan el este de Ucrania?(1) Al respecto se pueden dar como mínimo cinco respuestas comprensivas, aclarando que poseen un carácter tentativo por lo complejo de la temática: una, que el Gobierno ruso no quiere arriesgarse por ningún pueblo que no sea el suyo; dos, que no posee el armamento militar o la defensa adecuada ante contrincantes fuertes; tres, que posee un alto temor ante la guerra mediática que alcanza a una parte importante del mundo; cuatro, que esta crisis la afectará de modo económico determinante y la mentalidad del capital es suprema; cinco, que sabe exactamente la inestabilidad mental de las élites transnacionales y su amenaza nuclear. La primera respuesta, evadir su compromiso por otras naciones, no es tan evidente pues en los foros internacionales se ha sostenido una posición de defensa de los pueblos sirios, iraníes, palestinos y otros, iniciando una estrategia de relaciones justa en amplios campos de cooperación con las naciones que se encuentran más agredidas por la Casa Roja y la Tríada (Inglaterra-Francia-Alemania). El caso de Crimea demuestra que cuando hay que actuar se realiza la definición de forma precisa, concreta,...

TERROR FASCISTA EN UCRANIA

MARQUETALIA.ORG os presenta un nuevo artículo de análisis sobre la actualidad de Ucrania escrito por Ganna Goncharova,  la protagonista de nuestra anterior entrevista,  en colaboración con su marido Alberto Montaner Frutos, conocido escritor y catedrático de la Universidad de Zaragoza.   TERROR FASCISTA EN UCRANIA Por Ganna Goncharova y Alberto Montaner.   En nuestra primera entrevista publicada el pasado 16 de abril en Marquetalia.org, señalamos que según iban las cosas, “el escenario más probable no es una guerra civil [en Ucrania], sino un genocidio perpetrado contra las minorías étnicas, con las potencias extranjeras (incluida Rusia) silbando mientras miran para otro lado”. Por desgracia, esta previsión se está viendo confirmada por los sucesos desatados el pasado 2 de mayo. Nuestro objetivo en estas líneas es dar la información más precisa posible sobre lo que realmente está ocurriendo en las regiones contrainsurgentes de Ucrania (entendiendo por tal las que se oponen a la insurgencia del Maidán y su gobierno golpista) y denunciar ante la opinión pública y, en particular, los lectores concienciados la desinformación que, como ocurre desde el principio de la crisis ucraniana, se está produciendo en Occidente.     Comenzaremos por contestar a la intervención de los representantes de varios países europeos ante la asamblea de la ONU en su sesión del mismo día 2 de mayo, quienes acusaron a los activistas del Donbás de “aterrorizar a la población civil” y de ser tropas rusas infiltradas apoyadas por “unos pocos manifestantes”. Es difícil estar peor informado o ser más mendaz, porque la resistencia del Donbás, a cuyos integrantes allí se denomina “voluntarios” (opolchentsy) está integrada, justamente, por esa misma población civil y cualquiera que posea información de primera mano sabe que el único terror que tienen los habitantes del Donbás es a la llegada de las milicias neonazis del Pravyĭ Séktor o a la de su versión oficializada, la Guardia Nacional. En cuanto a la presencia del ejército ruso, recordaremos simplemente que incluso el almirante finlandés Georgij Alafuzoff, exjefe de la inteligencia militar de Finlandia y director de la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor de la Unión Europea, ha reconocido el pasado 15 de abril que la considera “improbable” y, hasta donde nosotros sabemos, salvo quizá en Slaviansk, inexistente.   “Terrorismo” y doble rasero Las airadas protestas de Occidente, que a menudo rayan en lo esperpéntico, no hacen sino poner de manifiesto el doble rasero que, según lo habitual en política y más en la internacional, se está aplicando en este caso. Uno se pregunta en qué se diferencia la toma de edificios públicos, el establecimiento de barricadas o la apropiación de armas de la policía en el Maidán, donde se aplaudía, y en las regiones sudoccidentales (que nos negamos a calificar tendenciosamente de “prorrusas”), donde se condena sin paliativos. Los primeros, pese a haber empleado cócteles molotov desde enero del presente año, lo que no han hecho todavía los contrainsurgentes, y más tarde armas de fuego, han sido alentados y aplaudidos en todo momento desde Occidente. Los segundos, que solo han reaccionado tras el golpe de estado en Kíev y que no han empleado, hasta el momento, el mortífero combinado, son tachados de terroristas y se azuza contra ellos a las fuerzas armadas ucranianas y a la opinión pública occidental. En resumen, los medios y las circunstancias que condicionan su empleo resultan irrelevantes con tal de que los fines sean los que convienen a la parte interesada, en este caso el eje Berlín-Washington. Respecto de las atribuciones de terrorismo, hay que salir igualmente al paso de las declaraciones del actual Ministro del Interior ucraniano, Arsén Avákov, quien, en las redes sociales, ha señalado que “Han dado órdenes a un grupo terrorista de vestirse de negro y de disparar a matar contra civiles, imitando las acciones de la milicia ucraniana. Pido a los ciudadanos de Kramatorsk y Slaviansk que no salgan a la calle y he dado orden a los...